Viralizar es la capacidad de reproducir, cualquier tipo de contenido: imagen, audio, vídeo, o texto que se propaga por Internet y/o las redes sociales de manera exponencial, emulando a los virus. Hablamos de vídeos virales, de campañas virales, es el «boca a boca» de antes, que se ha convertido ahora en el tema de conversación y objetivo de compartir en las redes sociales. No hace falta escribir un post sobre un tema muy elaborado, ni tratarlo en profundidad, ni ser especialista en dicho tema. Simplemente una imagen ocurrente, un vídeo o un posts de memes, se puede convertir en viral. Es decir, una tontería o una mentira, puede comenzar a compartirse hasta convertirse en algo viral, algo relevante para muchas personas.

Utilizar el muro de Facebook, Twitter, Instagram o simplemente el WhatsApp para hablar de un determinado tema, apelando a las emociones: como la risa, la sorpresa e incluso el odio más irracional funciona casi siempre. No quiero decir que todo se convierta en viral, pero muchas veces sorprende los contenidos que consiguen su objetivo. Para llegar a viralizar un contenido hay que lanzarlo en los canales y conseguir que otros terceros lo vuelvan a compartir, hasta llegar a ser visto por millones de personas. Pero, lo más lamentable es que la persona que lo lee, no le interesa quién lo edita, las fuentes o sus conclusiones, ni por supuesto su veracidad. Simplemente lo comparten porque ese contenido les define, se sienten identificados o les hace gracia. Sin olvidar lo que comparten para viralizar el miedo o se autodenominan «influencer» y aún consiguen que se comparta mucho más.

Yo pensé que el coronavirus era más mediático y viral, que real. Pero, aunque el riesgo global para la salud pública en España se mantiene en moderado, con 365 casos y 5 muertes, estamos hablando de 98.171 casos de COVID-19  y 3.388 muertes en todo el mundo. Aunque se mantiene un escenario de contención (nivel 1) en España, no debemos descartar que pueda haber una transmisión comunitaria descontrolada. Pero, no es licito jugar con el miedo de la gente, no es necesario viralizar el miedo y menos cachondearse, simplemente porque no tienen nada que hacer o por hacer daño…

Un comentario sobre “Viralizar el miedo ¿para qué?”

  1. En seis días, el número de contagios de Covid-19 ha aumentado progresivamente, se han superado los 3.000 contagios, se ha extendido por todas las comunidades autónomas y se registran 87 muertes. Ha ido aumentando en progresión geométrica, sobre en Madrid, pero también en La Rioja, País Vasco y Cataluña, amenazando con extenderse en toda España.

    La propagación de la enfermedad está siendo similar al aumento exponencial de contagios y muertes en Italia. Hemos observado las barbas de nuestro vecino transalpino, pero el gobierno no ha actuado con la diligencia y rapidez necesaria para afrontar lo que es ya una pandemia. Desde el 20 de enero en que fue ingresado el primer caso de coronavirus en Italia hasta hoy jueves 12 de marzo, más de 14.460 personas contagiadas y 827 fallecidos- ¿ A qué estamos esperando? Nadie ve que debemos mirarnos en el espejo italiano. ¿Tanto miedo tiene el gobierno a perder el turismo de Semana Santa en España?

    Hay que imponer el aislamiento, el cierre de centros educativos, suspender las actividades masivas, aumentar las medidas profilácticas y de higiene. Aumentar los recursos humanos y económicos de la sanidad pública, La responsabilidad está en cada uno de nosotros, pero el gobierno ha pensado más en lo que se podía perder económicamente por el turismo que por la salud de todos nosotros. Ahora, nos toca correr, para llegar demasiado tarde…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.