La recogida de firmas es una forma de obtener apoyo. El Partido Popular ha comenzado este martes la recogida de firmas contra los indultos a los líderes del «procés», una campaña bajo el eslogan «Indultos No, Justicia Sí». Los errores hay que intentar no repetirlos, el Partido Popular está organizando una recogida masiva de firmas a pie de calle y por internet, igual que lo hizo Mariano Rajoy en contra del Estatut en 2006. Un intento de volver a agitar la catalanofobia en el resto de España, aludiendo al respeto a la justicia y a la ley, con el fin de desgastar el gobierno de Pedro Sánchez y obtener provecho electoral. La recogida de firmas del Partido Popular es una forma de agitar la convivencia, de enfrentar, de nuevo, al resto de España contra Catalunya.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, afirmó en 2006 que tenía «perfecto derecho» a dirigirse a los españoles y recabar firmas donde le dé «la gana».  Durante dos meses a través de Internet y en las mesas petitorias, el PP obtuvo más de cuatro millones de firmas. Un «referéndum inconstitucional» sobre la reforma del Estatuto catalán, bajo un discurso «españolista» extremo, que despertó el aumento del independentismo catalán y de la extrema derecha española. El resultado fue despertar un sentimiento de anticatalanismo en el resto de España, el fracaso de las investiduras, la repetición de elecciones, el «procés» soberanista de Cataluña de 2012 a 2021, la suspensión de la autonomía catalana al aplicar el artículo 155. Y, la moción de censura a Mariano Rajoy que llevó al PSOE al Gobierno.

El nacionalismo catalán, consideró un agravio que el Tribunal Constitucional anulara la reforma del Estatuto de Autonomía que impulsó el presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Y se basó en ese agravio las reivindicaciones independentistas. Ahora, el PP justifica esta nueva recogida de firmas ante la intención del Gobierno de España de conceder indultos a los políticos catalanes condenados por el Tribunal Supremo por sedición y malversación de caudales públicos, sin que hayan pedido perdón y con el ánimo de volver a intentarlo. Una campaña que solo persigue el poder y quitar al Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. No sabemos lo que ocurrirá en los próximos meses, pero el resultado es más ruptura y enfrentamiento, donde el sistema democrático y las instituciones no han sabido solucionar un problema. Y, donde el resultado será más independentismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *