La Constitución Española reconoce en su artículo 28.2 el derecho de huelga como un derecho fundamental, aunque esta huelga de transporte, no es una huelga, es un chantaje al Gobierno de España y a toda la sociedad. El reconocimiento constitucional del derecho de huelga no es concedido como otros derechos constitucionales, a los ciudadanos en abstracto, sino sólo a los trabajadores: «Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses» (Constitución Española, art.28.2) . Esta huelga de transporte es en definitiva, un paro empresarial convocado por profesionales autónomos y patronos del sector del transporte. Todo derecho de huelga no es un derecho absoluto, tiene que respetar la existencia de otros derechos y bienes constitucionales del resto de ciudadanos, estableciendo las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad.

En el caso de una huelga de transporte, tiende a instalarse la idea de que la simple convocatoria de huelga tiene que provocar una limitación de todas las actividades del resto de la sociedad. El ejercicio del derecho de huelga no consiste en un derecho para paralizar un país, por el mismo llamamiento a la huelga. Una huelga debe amparar el derecho a trabajar de aquellos trabajadores que no decidan secundar el llamamiento y deben existir unos servicios mínimos que garanticen el autoabastecimiento y distribución de bienes y servicios. En una huelga se debe defender los derechos de los trabajadores, pero también la protección del interés colectivo. Quizás se sacrifica el derecho de huelga a determinados trabajadores, pero se debe asegurar que a pesar de la huelga, se sigan prestando al menos determinados servicios que se consideran necesarios para la comunidad. Que los transportistas tengan razón en sus reivindicaciones, no les autoriza a que su decisión cree desabastecimiento, cierre de fábricas, trabajadores al paro, aumento de precios y dañar la economía del país. Los ciudadanos tenemos el derecho a que se trate de garantizar nuestros derechos que sean compatibles con el derecho de huelga de los trabajadores. Por eso esta huelga de transporte, no es una huelga.

Esta madrugada el Gobierno ha cerrado un acuerdo con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), pero no con la Plataforma, que ha sido quien ha convocado la huelga, pero que no se siente representada por el CNTC ni forma parte del mismo. El Ejecutivo y la gran patronal del transporte han llegado a unos acuerdos firmados entre ellos: una bonificación mínima de 20 céntimos por litro de combustible. De los cuales, 15 céntimos saldrán del presupuesto público y un mínimo de 5 céntimos de las petroleras. Ayudas directas por un importe de 450 millones de euros para las empresas de transporte de mercancías y de viajeros en función del tipo de vehículo. Ampliación del plazo de vencimiento de los créditos avalados por el ICO. Y, antes del 31 de julio, presentar un texto de proyecto de ley para asegurar una utilización justa de la subcontratación y la rentabilidad del trabajo en el sector. ¿Será suficiente para desembocar la huelga? La plataforma organizadora de los paros cree que sus ayudas son «limosna» y anima a los transportistas a seguir presionando. Somos rehenes de unas reivindicaciones que nos hacen perder nuestros derechos como ciudadanos, al igual que los «gilet jaunes», no son solo la expresión de un malestar social, sino una lucha contra el sistema y que son capaces de hacer desestabilizar el Gobierno de España.

Un comentario sobre “La huelga de transporte, no es una huelga.”

  1. Seguro que entre los manifestantes del paro patronal de transporte, no todos tienen la misma ideología, seguro que muchas de sus reivindicaciones son totalmente justas y necesarias para que su trabajo sea rentable económicamente. Pero, parecen más que unos miembros de la clase trabajadora una masa reaccionaria que está poniendo en jaque a la economía del país a través de los piquetes, causando desabastecimiento en los supermercados, en fábricas e incluso para alimentar al ganado y paralizando parte de la actividad industrial.

    Un discurso populista y vehemente del líder de la plataforma, Manuel Hernández, ha convencido a cientos de transportistas indignados que aún prosiguen con el paro, donde parece que está más interesado en desestabilizar al Gobierno que en el interés del sector. Una de las consignas más repetidas es que ellos no quieren aceptar «limosnas» , que es justo lo que dicen los mensajes de la formación VOX.

    Este grupo de transportistas están chantajeando al Gobierno de España y de paso a 47 millones de españoles. Una organización minoritaria, que no es un sindicato ni tampoco está incluida en la patronal nacional del transporte, que dicen que representan a los transportistas. Pero, que sus hechos, y sus palabras dejan muy bien definido su carácter político, para cambiar el color político del Gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.