La vivienda es un bien social. La sociedad tiene la obligación de buscar la igualdad y la prosperidad de los ciudadanos, ampliando los derechos y libertades. Y, la vivienda, aparte de ser un bien social es uno de esos derechos que tiene que estar protegido, para todos los ciudadanos y ciudadanas. El derecho a la vivienda está protegido por la Constitución y por numerosas declaraciones y convenciones internacionales de derechos humanos. Pero, aún así, no se cumple en muchos casos que: «Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho…» (Constitución Española, Artículo 47).

El Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos, no logran ponerse de acuerdo respecto a la Ley de Vivienda y más concretamente en la regulación de los precios del alquiler, algo que se contempló en el acuerdo que ambas formaciones firmaron para formar el Ejecutivo de coalición. Los dos partidos, coinciden en que hace falta una nueva regulación para el mercado de la vivienda de alquiler, pero difieren en la forma de hacerlo. Podemos quiere limitar y congelar los precios actuales, con subidas abusivas, del alquiler en las zonas tensionadas; mientras que el PSOE quiere conseguir que se bajen los precios del alquiler con incentivos a los propietarios.

Los centros de las ciudades han quedado para los ricos o como pisos turísticos, con precios muy altos y fuera del alcance de la mayoría de las personas. En un mercado donde hay muchas viviendas vacías y mucha gente sin vivienda; donde no hay suficientes viviendas sociales; donde la vivienda ha sido una inversión para muchos; donde no existe una costumbre de alquilar, porque la dictadura franquista promovió que se comprara viviendas en vez de alquilar. Donde, multinacionales como Airbnb, han cambiado al alza, los precios de los alquileres en los centros turísticos. Es necesario, llegar a un acuerdo en el Gobierno de coalición, porque la vivienda es un bien social y muchas personas afectadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *