libertad para las mujeres de Irán

Freedom for the women of Iran (Libertad para las mujeres de Irán). Por Mahsa Amini, una joven iraní de 22 años, que falleció este viernes, tras ser detenida en Teherán por la policía de la moral. ¿Su crimen? No llevar bien puesto el velo y, por tanto, desafiar el código islámico de vestimenta que rige en el país. Libertad para las mujeres de Irán (Freedom for the women of Iran) para que llegue un día en que puedan las mujeres escoger si quieren salir con y sin hiyab. Desde la revolución de 1979, las autoridades de la República Islámica dicen que el hiyab es obligatorio, una ley que debe ser obedecida, utilizando la coerción y la violencia para reprimir a las mujeres.

Una revolución, que con las manifestaciones callejeras tiraron al gobierno del sah. Se estableció una república islámica de la mano del gran ayatolá Ruhollah Jomeini, que pretendía prohibir muchas cuestiones que impidieran el ascenso a una vida divina después de la muerte. Se establecieron controles estrictos a los medios, una segregación absoluta de los sexos en lugares públicos; la obligatoriedad de que las mujeres llevaran velo; la prohibición del alcohol y un alejamiento de las costumbres occidentales.

Reclamar libertad (freedom) para la mujeres de Irán, es luchar contra la ley del hiyab obligatorio, una ley retrógrada del régimen clerical iraní. La muerte de Mahsa Amini, por no cumplir el precepto de cubrirse el pelo, impuesto a las mujeres iraníes, es una forma de atacar la libertad de todas las mujeres de Irán y de todos los que amamos la libertad. Donde la religión es una excusa para quitar libertad. Las mujeres iraníes viven la misma tiranía que las afganas, las iraquíes, las libias, las sudanesas o las saudís, regímenes autoritarios que someten control sobre el cuerpo y la vida de las mujeres, no solo de su vestimenta.

La comunidad internacional es culpable de que existan países como Irán, donde no existe la libertad y no se respetan los derechos de las mujeres y del resto de ciudadanos. Donde la comunidad internacional por cuestiones energéticas sigue apoyando a ese régimen y otros similares existentes en el mundo. El uso del hiyab como obligatorio, aparte de una fragrante discriminación, es una violación de los derechos a la igualdad, a la intimidad, a la libertad de expresión y de creencias, privándoles de su autoestima. Las mujeres necesitan libertad e igualdad de género en todos los ámbitos. Y, tener la libertad individual la mujer musulmana, de llevar si ella quiere, algún velo «islámico» como el niqab, hiyab, chador o burka.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *