Se puede reprimir y limitar la libertad humana, pero nunca el deseo de libertad de las personas, porque no hay barreras a la libertad. Todos los seres humanos tenemos el ansia irrefrenable de ser libres, de que nadie nos ponga limites al movimiento, al pensamiento, a la libertad de expresión. Es lo que nos hace descubrir nuevas cosas, ir a lo desconocido o simplemente huir de lo que no nos satisface. Hasta la persona más vetada de libertad, hasta la persona más maltratada e incluso torturada tienen la libertad de pensar y de intentar luchar para ser libres.

Existen tres grandes tipos de fronteras: las naturales, las artificiales y las mentales. Las naturales son las que están compuestas de accidentes geográficos como las montañas, los ríos o el mar que son cada día menos infranqueables. Después están las políticas o identitarias que son las que limitan los estados-nación, que tienen una amalgama histórica, política e identitaria. Quedando las fronteras mentales de las personas, que no son estáticas pero que pueden ser aún más peligrosas, como la xenofobia y el racismo, la aporofobia, la homofobia y la transfobia, las formas de discriminación y de exclusión social. 

Las limitaciones del pensamiento son las que muchas veces crean esas fronteras políticas e identitarias, que son los estados-nación, construcciones artificiales que representan un espacio físico en el que viven grupos de personas con una identidad nacional y que son capaces de defender . Al mismo tiempo, representan un intento de crear comunidades a partir de grupos de personas, en parte con una identidad nacional, y de defender ese territorio por todos los medios del poder e incluso de la violencia, contra los que consideran extranjeros. La permeabilidad o no de las fronteras, solo depende de los intereses económicos. Se abren a la entrada del dinero y se preservan de los que supuestamente nos pueden arrebatar nuestra riqueza. No se les rechaza por su condición de extranjeros, sino por el rechazo a que son pobres.

Nadie tiene el deseo de abandonar su casa, su familia, su país por capricho, se busca una seguridad que no se tiene. Por razones de guerra, de persecución personal política, ideológica o sexual, debido a factores ambientales o simplemente por salir de la pobreza. Quizás no somos capaces de tener empatía con los que dejan todo, nos falta comprensión y darnos cuenta de que también nos puede pasar a nosotros o simplemente mirar, nosotros los españoles, unos años atrás. La emigración no se para ni con fronteras naturales ni artificiales, si existe un «efecto llamada», es que hay un «efecto huida» aún más fuerte.Toda la propagación de nacionalismos y de construir nuevas fronteras, no servirán nunca para reprimir y limitar el deseo de libertad.

Un comentario sobre “El deseo de libertad de las personas.”

  1. Un mundo sin fronteras quizás es una utopía irrealizable, pero esto no debería ser óbice para la libre circulación de personas entre países y mucho más cuando hay razones justificadas para que las personas tengan que abandonar sus hogares y sus países. Es el caso de los emigrantes sirios que acampan en la frontera entre Turquía y Grecia. No tienen más opción que entrar en Europa, mientras Turquía abre sus fronteras, el nuevo Gobierno conservador griego ha hecho del freno a la inmigración irregular uno de sus distintivos, los rechaza por la fuerza y ha suspendido durante un mes el derecho de los refugiados a solicitar asilo, incumpliendo la legislación internacional.

    Tras nueve años de conflicto, la crisis de refugiados en Siria sigue siendo la mayor del mundo, con 5,6 millones de sirios viviendo como refugiados en la región. Además, de más de 6,2 millones de desplazados y más de 13 millones que se esfuerzan por sobrevivir. Sin contar todos los muertos, los niños huérfanos y los más de un millón de refugiados nacidos en estos años de guerra. Una grave crisis humanitaria y económica que necesita la cooperación y asistencia internacional de todos.

    Nada podrá obstaculizar el deseo de libertad de los sirios, ni las fronteras, ni los campos de refugiados, ni el hambre y la muerte. Los sirios buscan la libertad huyendo de su país y cada una de las potencias internacionales: EE.UU, Rusia, Irán,Turquía e incluso Israel, lo único que les interesa son sus intereses estratégicos, junto al presidente Bashar al Asad que pretende seguir en el poder. No hay derecho a reprimir la libertad de los sirios, ni de nadie…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.