Hoy 22 de abril se celebra el Día internacional de la Madre Tierra, como todas las celebraciones no basta con acordarse un día al año, es necesario concienciarnos de que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar. Eso significa una responsabilidad ecologista colectiva para preservar el planeta que todos habitamos.Esta Madre Tierra en la que dejamos morir de hambre a una parte de habitantes, mientras otra parte tira lo que le sobra. En la que discriminamos a las personas por su color de piel, por su sexo o por sus creencias. Esta Madre Tierra en la que dejamos morir ahogados a personas y les ponemos muros con cuchillas a los que huyen de sus países para que no entren. En la que hay guerras y fabricamos armas para matar. Donde la injusticia se ha convertido en algo normal.

Nos cuesta comprender que en este planeta nuestro, está subiendo la temperatura, que el aire y las aguas están cada día más contaminadas, que los alimentos que comemos están más adulterados, que muchas especies desaparecen por culpa nuestra. Si hemos perdido los valores entre nosotros como personas, quizás es normal que nos olvidemos de esta Madre Tierra en la que vivimos y de su futuro.Nuestra Madre Tierra tiene una enfermedad, donde la muerte será lenta. Somos los responsables de que los problemas medioambientales como la superpoblación, el uso responsable de los recursos naturales de la Tierra, la producción de contaminación o la conservación de la biodiversidad los podamos solucionar. Necesitamos conseguir una eficiencia en el consumo, la utilización de energías renovables y la conciencia de que este planeta y sus ecosistemas nos proporcionan la vida y el sustento a lo largo de nuestra existencia.

Estamos hablando de una interdependencia entre los seres humanos, las demás especies vivas y el planeta que todos habitamos. La muerte de la Tierra no será de repente, será lenta, pero nos queda la responsabilidad de hacer una políticas públicas en tecnología sostenible y educar a todos los ciudadanos que tenemos un compromiso de cara a nuestros descendientes. Aunque me cuesta creer que esto le preocupe a muchas industrias multinacionales, a gobiernos y a muchas personas que siguen contaminando y sin ningún tipo de conciencia ecologista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *