La monarquía fue la figura del colonialismo en América Latina, tres siglos de explotación perteneciendo a la corona española, que obtuvieron en sus territorios americanos una fabulosa cantidad de oro y plata, que sustentó la hegemonía de la dinastía monárquica y el enriquecimiento de unos pocos en España. En la toma de posesión como presidente de Colombia, de Gustavo Petro, pareció que Felipe VI aún no había digerido el proceso de independencia de Latinoamérica en el siglo XIX. El rey Felipe VI no se puso de pie ante la llegada de la espada de Simón Bolívar, en la ceremonia de investidura de Gustavo Petro. La espada de Simón Bolívar, no es un símbolo nacional de Colombia, pero si es un símbolo del libertador de Colombia, Venezuela, Panamá, Ecuador, Perú y Bolivia, que merecía un cierto respeto del monarca español.

El descubrimiento de Cristóbal Colón sobre el Nuevo Mundo, donde Fernando e Isabel integraron sus Coronas de Castilla y Aragón, supuso una realidad política sobre sus nuevas posesiones territoriales, que se hizo efectivo por medio de un particular sistema de capitulaciones y requerimientos. Donde la Corona cedía una parte de sus derechos de conquista y explotación sobre territorios de su señorío a los jefes expedicionarios. Además, mediante un requerimiento se informaba a los indios de los derechos legítimos de la Corona sobre sus tierras y de la posibilidad de guerra justa sobre ellos en caso de no aceptar la autoridad real. A partir de 1542 Carlos I con las «Leyes Nuevas» quiso ordenar la exploración, ocupación y explotación de los territorios de ultramar, recuperando buena parte de aquellos derechos cedidos por la Corona de Castilla a la iniciativa privada. Felipe II intentó forjar un verdadero imperio hispanoamericano a partir de las posesiones americanas heredadas de su padre, estableciendo la organización de sus dominios de ultramar.

El resultado del colonialismo del Nuevo Mundo, supuso unos ingresos extraordinarios por la llegada de metales preciosos a España. Pero, por otro lado, en América, la extracción intensiva de oro y plata exigió la explotación de fuerza de trabajo indígena y del uso de esclavos de origen africano. El comercio español prácticamente comenzó a perderse desde la segunda mitad del siglo XVII. Cuando los borbones acceden a la Corona española quisieron mantener la integridad territorial colonial, ante las grandes potencias europeas. El resultado final fue el surgimiento de un descontento social criollo generalizado y lo que supuso el proceso de emancipación en América.

La Corona fue en América el representante de Dios en la Tierra, donde tuvo todo y todo lo perdió. En el siglo XVI los españoles y los portugueses perpetraron la mayor masacre de la historia de la humanidad, con millones de muertes de indígenas masacrados. Además, de la explotación de sus recursos, el fanatismo religioso y la eliminación de las culturas aborigenes. Donde se llevó la cultura occidental, se hicieron ciudades, iglesias, hospitales, se impuso un idioma y una religión, se les convirtió en parte de un imperio español, hasta que comenzaron sus guerras de independencia y dejaron de ser colonias. Quizás, Felipe VI aún no lo ha digerido del todo el final del colonialismo y por eso no se puso de pie ante la llegada de la espada de Simón Bolívar.

Un comentario sobre “Colonialismo y monarquía.”

  1. El descubrimiento de América fue una invasión, donde se intentó masacrar y derrotar a las poblaciones locales para arrebatarles sus tierras, sus riquezas naturales y su cultura. Donde los verdaderos héroes no fueron Cristóbal Colón, Hernán Cortés o Francisco Pizarro, entre otros. Sino libertadores como Simón Bolívar y José de San Martín que se enfrentaron al ejército virreinal, que luchaba en defensa de la corona española. En 1810, España controlaba su poderoso Imperio del Nuevo Mundo, en 1825 todo había desaparecido y perdido en sangrientas guerras y levantamientos. La Independencia de América Latina fue forjada por hombres y mujeres decididos a alcanzar la libertad.

    Por eso es tan importante respetar a esos libertadores y la independencia de todos los países americanos a decidir su futuro. Los españoles actuales no debemos pedir perdón de todo lo malo y bueno de una colonización. De la que algunos se sentirán orgullosos y otros no. Simplemente hemos de tener respeto por esos países que comparten idioma con nosotros, Pero, sin olvidar que España no descubrió America, simplemente la invadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *