Después de los comicios del 28 de abril y la investidura fallida de Pedro Sánchez, la entrada de Vox ha conseguido con cierta naturalidad blanquear la extrema derecha, gracias a partidos como el Partido Popular y Ciudadanos. Hoy, comienza la campaña electoral más corta y nos ofrecerá unos resultados el 10-N, en que sabremos si los votantes escogen al partido original o a los que le intentan emular. Dicho de otra forma: el original o la copia. Lo importante no será el ganador, sino los votos que arrebatará la extrema derecha al Partido Popular y a Ciudadanos, pero también al PSOE y a Unidas Podemos. La ultra derecha crecerá, porque ellos tienen las respuestas fáciles a los problemas complejos, los que dicen lo que muchos quieren escuchar y sobretodo serán el voto de la frustración.

En España siempre ha existido la extrema derecha, pero después de la Transición no triunfaron sus ideas y sus miembros se camuflaron primero en Alianza Popular y después en el Partido Popular, ni siquiera triunfó Fuerza Nueva con sus pensamientos ultras y reaccionarios. Pero, ahora hay un auge de la ultraderecha en Occidente y parece que ha llegado a España, con las siglas de Vox. El populismo de la extrema derecha está consiguiendo arrebatar el voto a los tradicionales votantes de la izquierda, los que han perdido o tienen miedo de perder su bienestar, la unidad de la patria o el miedo a la inmigración.

Lo peor, no es que existan partidos como Vox, sino que otros partidos políticos con su vocabulario y propuestas se asemejan a la ultraderecha, cambiando su discurso y queriendo o sin querer legitimar y blanquear su imagen. A la ultraderecha se le combate sin complejos con ideas contrarias, rebatiendo sus mentiras y creando un cordón sanitario. No hay que tener miedo a oponerse, antes que competir en intolerancia.

El 10-N será un termómetro para conocer el aumento de Vox, les han hecho necesarios para alcanzar el poder de gobiernos autonómicos y de ayuntamientos. Han sido capaces de entrar en el debate político, sus propuestas sobre la unidad de España, la supresión de autonomías, la exhumación de Franco, el machismo, la homofobia y el racismo son los temas recurrentes, siempre basados en el odio y difundidos muchas veces a través de mentiras. Las encuestas hablan de que pueden ser la tercera fuerza política, ahora solo cabe esperar o votar por otros partidos políticos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *