El PSOE se olvida mucha veces de volver a sus valores socialistas, esa manera de entender el mundo y de guiar sus pasos, basados en la lucha contra los privilegios, las desigualdades y la solidaridad. El Debate sobre el estado de la Nación, que llevaba sin celebrarse desde 2015, ha significado un giro a la izquierda del Gobierno, tal y como venía pidiendo Unidas Podemos y que puede servir para la cohesión del Ejecutivo y de las fuerzas políticas que les apoyan. Un examen del habitual entre el presidente del Gobierno y el líder de la Oposición, que esta vez no existió, porque Núñez Feijóo asistió al Debate, pero no pudo participar en él por no ser diputado

Las principales medidas propuestas por el Presidente del Gobierno en su discurso en el Debate, marcan una agenda más progresista, para tratar de tomar impulso en lo que queda de legislatura. Tras la derrota electoral en Andalucía y las encuestas tan poco favorables. No se puede intentar ser de izquierdas y querer captar el voto de la centro derecha. El PSOE tiene que ser progresista y de izquierdas, comprometidos con los «obreros», con una política de reformas para alcanzar la justicia social, la igualdad y el bien común. Los valores socialistas están más cerca de los nuevos impuestos a los bancos y a las empresas energéticas, aunque no se traten de tributos estructurales. De las ayudas en transporte público o en becas a los estudiantes. Un modelo de gestión socialdemócrata frente a las soluciones de la derecha, basadas en los recortes, la austeridad y la pérdida de derechos para la clase trabajadora. Donde la derecha, en el debate de la Nación, ha intentado resucitar el tema de ETA, para contrarestar esa vuelta a los valores socialistas.

El PSOE necesitará algo más, que ese giro a la izquierda y un cambio en la actitud de Pedro Sánchez, mostrandose más cercano y empático con los problemas reales de los ciudadanos, formulando un camino de reformas para conseguirlo.Nunca es tarde, aunque quizás, les cueste perder las próximas elecciones generales y el triunfo del PP. A lo mejor el PSOE necesita cuatro años de oposición, para volver a sus valores socialistas, que nunca se debieron perder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.