Halloween es una de esas festividades que a pesar de ser típicamente norteamericana, su celebración se ha extendido por todo el mundo, ayer no era la noche del 31 de octubre,pero hubo trato, el gobierno y el PSOE firmaron el cuarto acuerdo antiterrorista en democracia. Pero,¿fue un trato o un truco para hacer un acto solemne que realmente servia para muy poco?

En Halloween la leyenda dice que lo importante era hacer trato, sin importar el costo que éste tuviera, pues si no había pacto el espíritu usaría sus poderes para inferir todo tipo de maldiciones y adversidades.

El PP quería hacer un acuerdo contra el terrorismo yihadista necesitaba el apoyo del resto de partidos, encontró la dubitación del PSOE, que al final accedió a firmar el acuerdo y el desacuerdo de todos los demás partidos. El acuerdo dice que «los delitos de terrorismo serán castigados con las siguientes penas: con la de prisión por el tiempo máximo previsto en este Código si se causara la muerte de una persona”, es decir la prisión permanente revisable, se da la casualidad de que el PSOE  votó contra ella en el Congreso cuando se tramitó el Código Penal.

Parece que el PSOE le ha importado más hacerse la foto en la Moncloa y demostrar que el bipartidismo sigue funcionando, porque es sorprendente que siempre se haya opuesto a la cadena perpetua de facto y ahora firme un acuerdo evitando la mención expresa de prisión permanente revisable y comprometiéndose a derogarla cuando gobierne.

Porque ¿cuáles eran esas medidas tan necesarias? ¿Por qué todo se basa en el tiempo que permanecerán en prisión los terroristas?  La prisión permanente revisable es para calmar a los sectores de la extrema derecha, no como medida de disuasión para perpetrar un ataque terrorista. ¿Truco o trato? El trato está claro,sí pero no,lo que ahora firmo mañana lo derogo, pactar aunque se proclamen «antagónicos»   El truco era salir en todos los medios de comunicación, y volver a reivindicar subliminalmente el bipartidismo como forma de alternancia en el gobierno,tan antagónicos pero tan iguales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.