“Una sociedad justa no deja a nadie atrás”, comentó la ministra de Sanidad, Carmen Montón, tras el Consejo de Ministros de este viernes, que ha recuperado la sanidad para todos, dejando sin efecto la exclusión de los inmigrantes sinpapeles que el PP aprobó en el 2012. El Ejecutivo de Pedro Sánchez ha devuelto la atención sanitaria a todas las personas que vivan en España, en igualdad de condiciones.

El artículo 14 de la Constitución Española dice que todos los ciudadanos son iguales en derechos y deberes, independientemente de su «nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social». Que una persona que llega a nuestro país, carezca de documentación legal no tiene por qué afectar ni a su dignidad ni a sus derechos. Ganarse la vida mediante un empleo, la educación, la protección familiar y la sanidad deben ser derechos para todos.

La percepción social de la inmigración, es que nos quitan el trabajo a los españoles,  acaparan las ayudas sociales, las urgencias, bajan el nivel educativo, se cuelan terroristas, aumentan la violencia machista, no pagan impuestos… La llegada de inmigrantes fue clave para el espectacular crecimiento económico de los años entre 2001 y 2006. Los inmigrantes han asumido los empleos menos deseados para la población española. Las personas inmigrantes ni saturan la sanidad ni perciben más ayudas que los españoles que lo necesitan.  

Cualquier ciudadano, con o sin papeles, que haga una compra en el estado español está contribuyendo a la Sanidad, tenga o no empleo, porque la sanidad no se paga con los impuestos derivados del trabajo, sino con el resto de impuestos como el IVA o el IRPF. El Banco de España cifró en 60.600 millones las pérdidas por el rescate a la banca, la prestación de sanidad para todos, también tiene un precio, pero más pequeño y más solidario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *