Nunca será posible en Catalunya un Govern de izquierdas, si la preferencia es antes lo nacional que lo social. Los catalanes y catalanas en el pulso a tres entre PSC, ERC  y JxCat, dieron su triunfo al PSC en votos, pero otorgando a ERC, el timón de un «procés». Por primera vez, se refuerza con el 50% el independentismo, Esquerra tiene en sus manos escoger entre lo nacional y lo social, hacer un Govern independentista o uno de izquierdas. Lo que está claro es que ERC tiene que escoger entre ser de izquierdas o ser nacionalista con el apoyo de un partido de derechas como JxCat. Si Esquerra es considerada como una formación que defiende las posiciones de la izquierda por su nombre y porque sus dirigentes lo dicen. Su ideología de izquierdas y nacionalista les enfrenta a una contradicción que deberían de aclarar a la hora de buscar apoyos para la investidura de Pere Aragonés como President de la Generalitat.

Si ERC es capaz de ponerse de acuerdo con el PSOE en la política nacional española, parece que tendría que ser posible ponerse de acuerdo con el PSC y Comuns para formar un Govern de izquierdas, aunque les separa las ideas independentistas. Catalunya debería anteponer lo social antes que un «procés» que parece inviable y mucho más en una Catalunya en crisis sanitaria, social y económica. ¿Que tiene preferencia lo social o lo nacional? ¿ Tan difícil es encontrar un acuerdo político de izquierdas? Estamos hablando de un puntos concretos: como sanidad, educación, renta básica universal, ayudas directas, empleo, inversiones, reducir tasas universitarias, aumentar becas… Las cosas que afectan de lleno en la vida de los catalanes y catalanas, en un contexto de crisis, mundial, en España y también en Catalunya. Esquerra no puede o mejor dicho, no debería buscar como coartada la unidad del independentismo antes que lo social.

Buscar el apoyo de JxCat y formar un Govern entre dos socios que no saben llevarse bien y con el apoyo de la Cup, es  olvidarse de todo lo que representa lo social y dar preferencia al «procés». Formar un Govern con el apoyo de PSC y Comuns no lo quieren ninguna de las dos partes y la otra opción es gobernar en solitario, pero el candidato de ERC requeriría de las a priori incompatibles abstenciones de PSC y JxCat en la votación de investidura. De momento el candidato de ERC Pere Aragonés a la presidencia de la Generalitat, ha perdido su segunda votación de su investidura, porque aunque tiene el apoyo de la CUP de momento Junts se mantiene en la abstención. Ahora tienen dos meses para alcanzar un acuerdo e investir a Aragonès, antes de que el 26 de mayo expire el plazo límite para culminar la investidura; de lo contrario, se tendrán que convocar nuevas elecciones para julio. Y, como se dice en catalán «tornar a començar» (volver a empezar) y mientras la crisis sanitaria, social y económica sin solucionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *