El independentismo ha ganado las elecciones catalanas, aunque el PSC ha sido el vencedor en votos y ha empatado a 33 escaños con ERC. El bloque independentista, tiene opciones de formar un gobierno de mayoría absoluta con ERC, JxCat y la llave que la tiene la CUP para sumar 74 escaños. La participación electoral ha bajado 25 puntos respecto a 2017, Vox entra por primera vez en el Parlament con 11 escaños, la CUP sube de 4 a 9, Ciudadanos se desploma de 36 a 6 escaños, el PP baja de 4 a 3 representantes y el PDeCat no obtiene representación. Los partidos independentistas han superado un hito histórico: superar el 50%, mientras que los votos obtenidos por PSOE, PP, Vox y Ciudadanos,  han aglutinado el 40% de las papeletas. Catalunya, sigue dividida: entre independentismo y constitucionalismo.

La extrema derecha ha sido capaz de captar a muchos de esos catalanes que «están hartos», que no han confiado en volver a votar ni a Ciudadanos ni al Partido Popular, porque están convencidos que ellos no cambiarán la política catalana. Los socialistas han ganado las elecciones, pero el independentismo ha sumado mayoría absoluta. La extrema derecha ha conseguido 11 escaños, tienen representación en toda Catalunya, han conseguido el «sorpasso» al PP y Ciudadanos, pero ahora serán la mosca cojonera del independentismo, dentro del Parlament. Y, eso no es solo fruto de la abstención en las elecciones, es el resultado de los deméritos de los otros partidos. Sus objetivos: la unidad de España, el fracaso de las autonomías, el gasto político excesivo, el cerrar TV3, ilegalizar los partidos separatistas que atenten contra la unidad nacional, llevar al Tribunal Constitucional leyes para impugnar, atacar la inmigración, mantener sus tics machistas y de lgtbifobia. Todo esto, por desgracia cada día, les hace sumar más votos.

Vox se convirtió en la tercera fuerza parlamentaria del Congreso con 52 diputados, en las elecciones del 10-N de 2019. Ahora, son el cuarto partido político con representación en el Parlament catalán. Consiguieron entrar en las elecciones del País Vasco 2020 del 12J y solo les falta Galicia. Su voto es imprescindible para aprobar leyes y presupuestos al menos en tres comunidades autónomas. ¿Qué nos está pasando? ¿Por qué se vota a Vox? Quieren impugnar nuestro régimen de libertades, hacer un retroceso político y social, eliminar el sistema de las autonomías, mantener sus ideas racistas, antifeministas y homófobas. Pero, también el paro, la corrupción y los políticos son sus principales preocupaciones. Más de 217.000 personas han votado a un partido fascista, cuando nos demos cuenta la ultraderecha puede llegar a ser una opción de gobierno, en Catalunya y en España, para nuestra desgracia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.