Se presenta una moción de censura contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presentada por el PSOE. Una oportunidad de pactar para cambiar, un plebiscito sobre la figura de Rajoy. El «si» a la censura es un «no» a la permanencia de Rajoy en la presidencia. Pactar simplemente para cambiar. Si Podemos no quiso pactar con el PSOE y con Ciudadanos para desalojar a Mariano Rajoy de la presidencia tras las elecciones del 20 de diciembre y el PSOE  transitó desde el «no es no» a la abstención facilitando la segunda legislatura de Rajoy. Pactar para cambiar, no fue posible.

Podemos votaron no a la candidatura de Pedro Sánchez, impidiendo un acercamiento entre Podemos y el PSOE para formar un gobierno alternativo con Ciudadanos, Pablo Iglesias mostró su rechazo a un pacto con ambas fuerzas, solo tenía la idea de provocar unas segundas elecciones, alcanzar el «sorpasso», superar electoralmente al PSOE, y convertirse en líder de la oposición. Pero, no se llegó a ese pacto entre PSOE, Podemos y Ciudadanos que permitiera un gobierno alternativo al de Mariano Rajoy, tuvieron que pasar 314 días, entre las elecciones del 20 de diciembre de 2015 y la investidura de Rajoy, el 29 de octubre de 2016, para demostrar que era imposible pactar para cambiar.

Ha tenido que pasar la dimisión de Pedro Sánchez, como secretario general del PSOE, la tutela de una gestora hasta el próximo congreso. La facilitación del PSOE a la investidura de Rajoy. Hasta que en mayo de 2.017 Pedro Sánchez volvió a ser secretario general, superando a la presidenta andaluza Susana Díaz y a Patxi López. Así Pedro Sánchez, ejemplo de resiliencia, de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, ha vuelto para ponerle una moción de censura a Rajoy.

Pedro Sánchez ha hecho un llamamiento a todos los diputados del Congreso, incluyendo a los partidos independentistas catalanes y vascos, a los que «quieren romper España», según dice el PP. De entrada, tiene asegurado el apoyo de los 67 diputados de Unidos Podemos, y de los cuatro de Compromís. El voto de Nueva Canarias. El apoyo de los independentistas catalanes de ERC y del PDeCAT, que suman 17. Y, al final todo dependerá del PNV, cuyos cinco votos fueron determinantes para que Rajoy sacara adelante sus presupuestos. Está complicado, deben conseguir la mayoría absoluta, una vez más, pactar para cambiar, es la única solución. El único pacto, de momento, es que Rajoy no siga…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *