Una manifestación es un derecho, es la exhibición pública de la opinión, de protestar o reclamar algo, de ejercer presión. Una manifestación patriótica se supone que es, en la que se hacen acciones para mostrar el amor que se tiene a tu país. Las manifestaciones patrióticas, parece que son patrimonio de los partidos de derechas, que coinciden casi siempre cuando son oposición y que las emplean como crítica al Ejecutivo.

El Partido Popular ha convocado manifestaciones contra la política antiterrorista, por la dignidad de las víctimas del terrorismo, en contra de la negociación con ETA, contra el divorcio y a favor de la familia, contra la decisión del Ejecutivo de reconocer el derecho a contraer matrimonio entre personas del mismo sexo, con motivo de la decisión del Ejecutivo socialista de reformar la ley del aborto, contra las reformas de la educación y las que ha convocado para defender que «España se rompe», principalmente contra la reforma del Estatut de Catalunya y sus intenciones independentistas.

Hacer una manifestación patriótica para el Partido Popular, es una manera sobreactuada de crispación, en la que políticos de la derecha y periodistas de la caverna mediática han acusado desde tener algún tipo de papel en el atentado del 11M de 2004 al PSOE, pasando por la «traición a los muertos» y la supuesta rendición ante ETA por las conversaciones que entabló el Gobierno de Zapatero. Siempre viendo conspiraciones, con delirantes profecías e intentando llevar una patética política patriótica, en lo que único que interesa es el ruido y meter miedo.

Al partido Ciudadanos, también le está gustando explotar las manifestaciones patrióticas, por ejemplo a través de la plataforma convocante, Sociedad Civil Catalana, en una marcha contra el independentismo en Barcelona, en octubre de 2017 o en noviembre del 2018 en Alsasua, el municipio en el que dos agentes de la Guardia Civil y sus parejas fueron agredidos en un bar en 2016 por unos jóvenes que fueron condenados por ello. A través de la plataforma España Ciudadana, organizado por Ciudadanos, como apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y en contra del nacionalismo. Ahora, después de la manifestación de la Plaza Colón convocan otra en Barcelona para el próximo domingo 17 de febrero.

Las manifestaciones patrióticas son de las derechas, se apropian del nombre de España y su bandera por cualquier motivo, niegan la pluralidad y la diferencia, la falta de argumentos se sustituyen por los insultos y la manipulación. Sin embargo critican la utilización de la calle por parte de las izquierdas, porque parece como dijo Fraga Iribarne, que «la calle es mía», de las derechas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *