Las  alianzas, fusiones o adquisiciones de integración horizontal, dentro del mismo sector, aumentan la cuota de mercado, reducen la competencia y pueden hacer frente a la caída de ingresos, rentabilidad y en el caso de la banca, de un posible aumento de la morosidad y una desaceleración, sobre todo en hipotecas y en crédito al consumo, por la crisis desatada por la pandemia del coronavirus. La banca tiene que adaptar sus presupuestos del año a los efectos económicos causados por la pandemia, la incertidumbre es un término prohibido, hay que buscar soluciones al impacto sobre las cuentas de resultados. La noticia económica es que CaixaBank se encuentra en negociaciones con Bankia para analizar una fusión entre ambas entidades. La operación cuenta con el beneplácito del Gobierno, porque es una forma de recuperar los 24.000 millones que el Estado inyectó a Bankia, en la anterior crisis económica.

Las alianzas estratégicas como esta,  supone crear el primer banco español, con unos activos totales de 664.027 millones de euros y abrir la veda a nuevas fusiones por parte del Banco Santander y BBVA, con Banco Sabadell o Bankinter. Una alianza que rompe con la idea de Unidas Podemos de crear una banca pública que fuera capaz de financiar la modernización del tejido productivo español. Esta fusión sigue los mandatos del Banco Central Europeo (BCE), que lleva tiempo diciendo que es importante aumentar la concentración del sector para ganar rentabilidad, consiguiendo una doctrina económica más conservadora y lejos del gasto público sin control, que tanto preocupa a Europa.

Esta alianza estuvo a punto de producirse en 2012, cuando Isidro Fainé, presidente de Caixabank, y Rodrigo Rato, presidente de la recién creada Bankia, donde hubo muchas presiones políticas de que la antigua Caja Madrid no podía caer en manos de una entidad catalana. Pero, ahora ese problema ya no existe, ambas entidades tienen su sede social en la Comunidad Valenciana. Ahora, solo es una cuestión económica,  el tema político cuenta menos, donde no importa que cada una haya implementado una filosofía y modelo de empresa diferentes. Ahora vendrán la duplicidad de sucursales, la pérdida de empleados y los ERES, necesarios para que esta alianza sea aún más rentable. Las crisis siempre favorecen a los mismos, no lo duden…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.