La expresión “la suerte está echada” significa que es necesario tomar una decisión y que esta tiene un punto de no retorno. Fue pronunciada de manera original en latín: “Alea jacta est”y se le atribuye a Julio César, cuando decidió dar el paso de cruzar el río Rubicón y el comienzo de la guerra era inevitable. Julio César lograría una victoria total y conseguiría todo el poder de la República Romana ya agonizante. Ahora, hablamos de que la suerte está echada en Andalucía, donde el río es el Guadalquivir y el que quiere seguir siendo emperador es Juanma Moreno. Mañana día de reflexión y el domingo se cumplirá probablemente el vaticinio de las encuestas, con el triunfo de la derecha en Andalucía. El domingo nos chocaremos de bruces con la realidad de una Andalucía que es de izquierdas, pero que va a ganar la derecha. Una España con un Gobierno de coalición PSOE-UP instalado en La Moncloa y, que si hubieran elecciones, la derecha probablemente ganarían las elecciones.

Sólo le queda al PP de Andalucía ganar por mayoría. Y, así evitar compartir el gobierno con la ultraderecha. Muchos votantes de izquierdas votarán a Juanma Moreno, para dejar solucionado el dilema: mayoría absoluta y sin VOX.

Cuando la izquierda lo hace mal para la gente y las votaciones ya están perdidas de antemano. No se pueden esperar milagros. La reacción de la izquierda el domingo, será el cambio de Andalucia del rojo por el azul. La democracia funciona así y hay que aceptarlo.

La escena nacional de la izquierda se complica. Si el Gobierno de Pedro Sánchez pierde sus apoyos de la investidura, nos podemos encontrar con un otoño de elecciones y el triunfo por mayoría absoluta del Partido Popular. ?Cuántas dimisiones habrá por el supuesto fracaso electoral en Andalucía? ? Se conformará el PSOE con que el PP no alcance la mayoría absoluta? ? Se considerará un triunfo que la ultraderecha entre en el Gobierno andaluz? La suerte está echada…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.