Si la racionalidad es una actitud del que actúa de acuerdo con la razón y que no se deja llevar por sus impulsos. Podemos afirmar que la racionalidad no existe en la política, o dicho de otra forma, que las ideas son menos importantes que los sentimientos y la pasión. Por eso, algunas veces los políticos se olvidan de las promesas de campaña, lo que necesita la ciudadanía y buscan el argumento de las pasiones: «socialismo o libertad», «comunismo o libertad», «fascismo o democracia». El discurso político se olvida de las ideas, las ofertas se confunden con alertas de miedo. La propaganda ideológica nos trata a todos de inmaduros, por no decir de tontos. La ausencia de una racionalidad política y de sentido común por parte de los políticos ahuyentan a los votantes, solo quedan los incondicionales, los adeptos, los prosélitos, los fieles de la derecha. Que no hablan tanto de democracia, pero no se olvidan nunca de ir a votar.

La “ideología” se ha convertido en una venta de ilusiones, explotación de las pasiones y expansión de temores. Podemos resumir una campaña electoral de las elecciones de la Comunidad de Madrid: en insultos, en amenazas y en miedos fundados o infundados al socialismo, al comunismo o al fascismo. Donde todos han huido de la racionalidad que impone el análisis de los hechos: pandemia, vacunas, crisis social y económica, exceso de privatización en sanidad y educación, falta de recursos, listas de espera, colas del hambre, aumento de la desigualdad… Todos se han olvidado de captar el voto, con lo que necesitan los ciudadanos y ciudadanas de Madrid. Por eso, muchos se quedarán en sus casas, pensando que esto no va con ellos, el descreimiento hacia la política y los políticos por parte de los más necesitados, impedirá que las tres fuerzas de la izquierda PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos, puedan sumar el triunfo.

Aquí no se puede buscar ni paños calientes, ni dejar la responsabilidad a terceros. La izquierda de nuevo ha fracasado, se han olvidado de la racionalidad y han buscado pasear un dóberman como en la campaña socialista de 1996, en que un perro de boca enorme y dientes afilados ilustraba la “España en negativo” del PP: un mundo negro, con música tétrica, que no sirvió para nada. Porque Felipe González después de casi 14 años en el Gobierno, perdió las elecciones y ganó el PP de José María Aznar. El miedo a un gobierno del Partido Popular con el apoyo de Vox, no moviliza a la izquierda, se quedarán en su casa. Mientras la derecha seguirá recibiendo los votos de sus acólitos. Atacar al adversario les sirve a las derechas, pero es un error por parte de la izquierda, lo demuestran las evidencias. Aunque exista mala gestión, corrupción o mentiras las elecciones casi nunca penalizan o por lo menos no despiertan al absentismo. Solo una gran participación ciudadana en las elecciones del 4 de mayo, podrían presagiar un hecho extraordinario. Solo nos queda esperar un milagro, pero los milagros no existen…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *