La estrategia falsaria de la derecha, principalmente del PP y Ciudadanos respecto a la investidura de Pedro Sánchez, es plantear una situación apocalíptica con la formación de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, con el compromiso de ERC para que sus 13 diputados se abstengan en la investidura de Pedro Sánchez, lo que permitiría que prosperara en segunda votación. Dicha estrategia falsaria omite un dato básico, si la derecha no quiere un gobierno con el voto de los independentistas catalanes, tienen una opción: la abstención del PP y Ciudadanos que facilitase la investidura. Si España no puede estar en manos de los independentistas, como dice la derecha, ¿por qué no desbloquear la investidura, con su abstención?

Parece que la derecha está interesada en repetirnos machaconamente, que toda la responsabilidad es del PSOE y que el gobierno Frankestein y la dependencia de los independentistas catalanes nos traerán como mínimo las 10 plagas que azotaron a los egipcios previamente a que Moisés y los judíos pudiesen escapar del Faraón y emprender su viaje de 40 años hasta Israel a través del desierto o casi pronosticar el fin del mundo, con la anunciada y catastrofista ruptura de España. El problema es que muchos se lo creen, tanto la derecha como muchos barones y votantes del PSOE. La estrategia falsaria de la derecha da sus resultados y será el caballo de batalla de toda la legislatura si Pedro Sánchez llega a la presidencia y a la formación de gobierno. A la derecha no le interesa solucionar el problema catalán, ni aportar soluciones, ni poner responsabilidad política… 

Ayer acabó la segunda reunión negociadora entre PSOE y ERC sobre la investidura, los republicanos exigen como contrapartida que se cree una mesa de negociación entre el Gobierno español y el Govern catalán para hablar de la autodeterminación de Cataluña, mientras que tanto el PSOE como Esquerra Republicana saben que solo puede existir el diálogo se circunscribe a lo que puede hacerse dentro la Constitución. Todo lo demás es postureo, para no llegar a ningún acuerdo, llegando casi al absurdo y al tener como solución unas terceras elecciones o un pacto del PSOE con el PP y Ciudadanos.

Esquerra republicana está a la espera de que el Tribunal de Justicia Europeo falle, el día 19, sobre la inmunidad de Oriol Junqueras como eurodiputado, que se defina su situación penitenciaria y su derivada con el expresidente Carles Puigdemont. Aspecto que puede cambiar la negociación. Porque no hay nada seguro nada y  ERC no tiene prisa, como tienen el PSOE y Unidas Podemos, y podrían estirar la cuerda forzando unas terceras elecciones o no… 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.