la asignatura de religiónEl BOE publica  este martes el nuevo currículum de la asignatura de religión que se empezará a aplicar el próximo curso como desarrollo de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), incluye la práctica de oraciones y fórmulas de agradecimiento a Dios en clase. Los alumnos aprenderán una visión creacionista del mundo y la «incapacidad» del ser humano de alcanzar la felicidad por sí mismo.

Con la LOMCE, la asignatura de Religión continúa siendo optativa para los alumnos, aunque pasa a ser una materia evaluable, lo que significa que los resultados de los exámenes cuentan para la nota media o, por ejemplo, para obtener una beca. En bachillerato, al diferencia de primaria y ESO, los centros son libres de decidir si ofertan la materia o no, dado que se encuentra entre las asignaturas de libre asignación.

El temario de la asignatura de religión, ha sido elaborado por la Conferencia Episcopal, de acuerdo con los acuerdos suscritos con la Santa Sede, desaparecen del currículo las referencias explícitas a otras religiones, como el islam o el judaísmo y tampoco se incluyen cuestiones como el aborto y la eutanasia, que podrían contravenir el dogma de la Iglesia, aunque sí aparecen menciones al ateísmo y el laicismo. El Nacional-Catolicismo que nos gobierna de mano del Partido Popular, una de las señas de identidad del Régimen franquista, acaba de imponer que la clase de religión se estudie como asignatura. Se pretende destrozar la escuela laica imponiendo una educación supervisada directamente por los poderes eclesiásticos, una falta de libertad de expresión, una educación que se basa en el adoctrinamiento y fundamentalismo más rancio.

La enseñanza de la religión católica y del resto de confesiones debe realizarse en sus propios templos y no en las escuelas públicas o concertadas que reciben dinero del Estado, dinero de todos los españoles, seamos creyentes o no, seamos practicantes o no, porque somos un país aconfesional, no somos un país católico. Hay que eliminar  las prebendas que recibe y las exenciones que goza la religión católica en España, acabar con el Concordato, porque el papel de las religiones en el Estado no debe ser ninguno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *