Son juegos de guerra en forma de videojuego, el de la posible invasión de China a Taiwán, pero con armas reales, donde podría ser el comienzo de la Tercera Guerra Mundial. El conflicto se ha visto avivado por la visita a la isla de Nancy Pelosi, la Presidente de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, para mostrar «el compromiso inquebrantable de Estados Unidos de apoyar la vibrante democracia de Taiwán» que ha sido recibido con maniobras militares chinas en el mar que rodea la isla. Los portugueses le dieron el nombre de Formosa, Taiwán fue una colonia holandesa entre 1642 y 1661, y luego fue gobernada por la dinastía Qing hasta 1895. En 1895, después de una guerra entre China y Japón, Taiwán fue entregado a los japoneses como parte de la victoria. Tras la derrota de Japón durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y Gran Bretaña decidieron que Taiwán debía ser entregado a China, que entonces era su aliado político.

En 1927, en la guerra civil de China, las tropas del gobierno de Chiang Kai-shek que fueron derrotadas por las fuerzas comunistas lideradas por Mao Zedong, huyeron con sus adeptos a Taiwán, proclamando la República de China en ese territorio, defendiendo que seguían siendo su gobierno legítimo. Estados Unidos respaldó a la República de China durante la Guerra Civil China y ofreció entrenamiento militar y ayuda para protegerla después de la retirada a Taiwán. Ante el temor de que los comunistas acabaran tomando Taiwán, Washington firmó con Taipéi el Tratado de Defensa Mutua entre Estados Unidos y la República de China. Comenzó un proceso de democratización en la isla y una potencia económica importante, ya que fabrica más del 60 por ciento de los semiconductores en todo el mundo. Aparte de un gran valor estratégico para los EE. UU.

La China comunista ve a Taiwán como una «provincia rebelde», abogando por la fórmula conocida como «un país, dos sistemas», el mismo sistema que fue implantado en Hong Kong, pero Taiwán se inclina hacia la independencia formal de China. Si un día China ataca a Taiwán, Estados Unidos apoyará suministrando armas defensivas a Taiwán, resaltando que cualquier ataque de China sería de «grave preocupación» para EE.UU. Juegos de guerra en la invasión de Rusia a Ucrania y lo que puede ser la invasión de China a Taiwán.

Esperemos que estos juegos de guerra, no lleguen a culminar en una Tercera Guerra Mundial. Y, no caigamos en la pornografia, porno de guerra, en todas las pantallas de televisión, en todas las portadas con estridentes fotografías en color y titulares de tres columnas. Porque las guerras, no son algo excitantes e inspiradoras son destrucción y muerte para miles de personas. Pekín ha desplegando maniobras militares en torno a Taiwán, con fuego real e incluso misiles de largo alcance que obstaculizaron el espacio aéreo y marítimo. La guerra no es un juego, veremos como acaba esta vez…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.