Después de cuarenta años, de luchar por el trabajo, desde aquel primero de mayo de 1977,  en el que los sindicatos volvieron a las calles y plazas de España. El 1 de Mayo ha dejado de llenar las calles, se han perdido las reivindicaciones y las conquistas de la clase trabajadora, los sindicatos han perdido la confianza de los trabajadores. El Día del Trabajo ha cambiado demasiado.

Los trabajadores seguimos con falta de empleo, con salarios injustos, con empleos inestables, con pensiones indignas, con menor protección social y con una reforma laboral que les ha quitado unos derechos obtenidos a los trabajadores, en la lucha laboral de muchos años de reivindicaciones.

El gobierno y la patronal ya no negocia. Los dirigentes de los sindicatos han sido incapaces de articular un movimiento sindical fuerte para luchar por los derechos de los trabajadores, la ineficiencia e incluso la corrupción en los sindicatos ha hecho mucho daño a los trabajadores al no reivindicar la conciencia de clase en un mundo globalizado. Las reivindicaciones obreras de hace más de un siglo vuelven a estar desgraciadamente muy vigentes y la reforma laboral española nos transporta al pasado y a una crisis que se ha cebado contra los sectores más desfavorecidos.

Mientras no se hagan políticas sociales en defensa de los trabajadores, mientras no se revierta esta situación, no se conseguirá un empleo de calidad, salarios justos, pensiones dignas y una protección social digna para todos. Porque, la precariedad no es solo laboral, es también social. Y,eso se lucha el 1 de mayo y todos los días.

Los trabajadores parecen estar más preocupados, por un partido de la Champion, por el finalista de un programa de televisión que por la lucha de sus derechos. Hay demasiado conformismo, quizás demasiado miedo a perder lo que se tiene o a conformarse con lo que no se tiene. Me resisto a días de celebración, de conmemoración, pero no de lucha y reivindicación de lucha de la clase obrera. Por un Primero de Mayo, para no quedarse en casa y que cada día del año sea un día de lucha en defensa de nuestros derechos como trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *