El discurso de la intolerancia ideológica de la ultraderecha no engaña en sus propósitos, puede llenar su discurso de mentiras, señalar sus enemigos: independentistas, feministas, inmigrantes, homosexuales… Pero, ellos dicen lo que Casado y Rivera sugieren, insinúan y no se atreven a decir, por eso, son la «derechita cobarde», según Abascal. Y, lo que es más grave, ese discurso antisistema, esa intolerancia ideológica, los que no comulguen con sus ideas son automáticamente descalificados y pasan a ser enemigos de la patria. Todo esto suma cada día más seguidores y posibles votantes, que son los que se sienten engañados por los partidos tradicionales, los que se sienten excluidos y defendienden un ultranacionalismo español.

Hablan de la Constitución y no creen en ella, no quieren esta España plural y democrática, mientras que el PP y Ciudadanos se acercan y se convierten en avaladores de lo que propone VOX. Una iconografía muy parecida al franquismo, basada en la unidad de España, el machismo, la moralidad, la seguridad, el derecho a la vida, la religión católica, los toros, el flamenco, la caza y en contra de los diferentes…

A partir de ahora, Vox tiene un senador, Francisco José Alcaraz, primer parlamentario en la Cámara Alta en representación de la comunidad autónoma andaluza, que asistió a la sesión del martes y miércoles sin votar absolutamente nada en las cinco mociones sometidas a votación. Pero, vetó una declaración institucional consensuada por todos los grupos políticos de la Cámara Alta, desde el PP y Ciudadanos hasta Esquerra y Bildu, pasando por el PSOE, contra la homofobia y la discriminación por razón sexual en el deporte. Un solo voto en contra, consiguió derrotar a todo el Senado.

Y, hoy Vox en el Parlamento andaluz, ha decidido pedir por escrito en la Cámara autonómica el «nombre y apellido» de los trabajadores y trabajadoras de las unidades de violencia de género en Andalucía, trabajadores y trabajadoras que VOX busca señalar en unas listas negras a la gente que protege a las mujeres. La intolerancia ideológica de Vox, busca la involución y regresión a fuerza de querer demostrar que hombres y mujeres no son iguales. Paso a paso, la ultraderecha está marcando el paso al PP y Ciudadanos, esto es solo lo que nos espera si la derecha gana las elecciones generales. Solo falta esperar…



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *