Democracia es votar, pero no es solo votar, democracia es respetar la ley, respetar el Estado de Derecho, defender los derechos fundamentales, reconocer los derechos individuales, los procedimientos parlamentarios y los derechos de los que piensen diferente. Votar no es suficiente. Democracia es gobernar para todos, dialogar, fomentar la convivencia.

Detrás de cada voto hay un ciudadano o ciudadana que merece el mismo respeto democrático tanto si vota a un partido como si vota a otro. Democrático es votar a favor de un partido independentista como la CUP o Esquerra Republicana como votar al Partido Popular o a Ciudadanos. Una cosa es votar y otra cosa muy distinta es lo que se vota. Porque, los resultados en unas votaciones democráticas no siempre dan resultados democráticos.

Ni votar es sinónimo de democracia, ni república tampoco, ni votar es sinónimo de libertad, ni república tampoco. La democracia se construye, se defiende cada día, el hecho de votar te obliga a dar lo mejor de ti, pero la democracia no es solo ir a votar cuando lo marcan las fechas electorales. Democracia es asumir la co-responsabilidad y el derecho de participar en la toma de decisiones sobre el bien común. Democracia es también que las personas confíen en las instituciones y en los políticos que votan. Democracia es también el respeto por los procedimientos legales, por el Estado de Derecho.

Votar no implica vivir en democracia, en muchos países los ciudadanos votan y no son países  democráticos. En otros países no hay separación de Poderes, y si unos poderes eligen a otros, no hay democracia. Democracia es respetar el voto de los ciudadanos y no vulnerar el derecho de las minorías.

El independentismo se equivoca en ir en contra del Estatut, en contra del Estado de Derecho; porque sin Estado de Derecho no hay libertad, no hay democracia. Si el independentismo se equivoca, el gobierno español no puede ignorar los problemas, no se puede ir en contra de un Estatut que había sido refrendado por el Parlamento catalán, por el Parlamento español y por los catalanes en las urnas. Democracia es respetar, encontrar acuerdos. No se trata que el Estado de Derecho venza al independentismo catalán porque no se puede condenar por sedición a dos millones de catalanes, salvo que España rehuse a ser una democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *