A lo mejor el fracaso es necesario y consustancial para alcanzar un triunfo más grande, lo que está claro es que a pesar de la victoria del PSOE (123) y Unidas Podemos (42), que juntos sumaban 165 diputados en las elecciones generales del 28-A, no han sido capaces de ponerse de acuerdo para formar un gobierno. La izquierda ha perdido, aún ganando. Tanto el PSOE como Unidas Podemos han fracasado, ahora les toca aprender para no volver a fracasar y deben hacerse responsables de las consecuencias, pero también de no engañar, ni a sus posibles votantes, ni de mantener unas expectativas que no piensan cumplir.

Es hora de poner todas las cartas sobre la mesa, no valen cartas trucadas, ni debajo del mantel ni escondidas en la manga. Lo primero que tenemos que tener claro, es que los postulados de la izquierda no gustan a la patronal, ni a la banca ni a otros poderes fácticos presentes en la sociedad, como los medios de comunicación.

Por lo tanto, hemos de asumir que un partido de izquierdas gobernando en España, es una utopía irrealizable. Podrán tener unos principios progresistas en lo social, civil y cultural, pero nada más. Y, quizás ese el primer punto que nos debería quedar claro el PSOE no es de izquierdas, es un partido socioliberal  que siempre estará más próximo al partido Ciudadanos que a Unidas Podemos. El PSOE busca votos en el centro, en la moderación, en la unidad española, en los desengañados de Unidas Podemos, Ciudadanos y también del Partido Popular. Pedro Sánchez tiene el beneplácito de muchos, no busca el voto de izquierdas, porque sabe que el centro o máximo el centro-izquierda es lo que le puede permitir formar un gobierno.

El fracaso que le empuja al precipicio es para Unidas Podemos, que representa una extrema izquierda, ante una derecha derechizada por la aparición de VOX y un PSOE de centro-izquierda. Porque Unidas Podemos ha «desperdiciado» la única y la última oportunidad de poder haber participado en un gobierno de coalición. Y, lo que está muy claro es que Unidas Podemos nunca ganará unas elecciones. No es decir a la gente lo que tiene que votar o no, es simplemente constatar una certeza, Unidas Podemos cambió la política española pero se ha quedado simplemente en una fuerza testimonial.

Todo queda en manos de las urnas, el fracaso de la izquierda y también de la derecha. Nada está escrito, pero existe el riesgo que la oportunidad que no han sabido aprovechar el PSOE y Unidas Podemos, pueda que el proyecto de España Suma consiga unir al PP y Ciudadanos, con el apoyo de VOX,  junto con la abstención pronosticada, y puedan alcanzar el Gobierno de España. Entonces tendrán que plantearse más de uno el dimitir, el irse a su casa, porque un fracaso se puede perdonar, pero el triunfo de la derecha en unas nuevas elecciones será difícil de olvidar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *