Decidir el futuro de Catalunya, no  se soluciona con cerrar los ojos, mirar a otro lado o simplemente no hablar de ello. Hoy Diada de Catalunya, no han habido manifestaciones multitudinarias, ni siquiera un exceso de disturbios, solo actos de militancia con distancia social y mucha desesperanza. Los ciudadanos y ciudadanas catalanas han tenido que postergar sus demandas, sus propuestas y sus inquietudes, por culpa del coronavirus y quizás también por el hastío, de un problema al que no se le quiere buscar solución. Por primera vez, desde el comienzo del «procés» hace ya ocho años, menos balcones o ventadas con «estelades o senyeres», la Diada no ha sido noticia o por lo menos, no tan destacada en los medios de comunicación.

Los partidos políticos catalanes han perdido la unidad y solo queda la militancia de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y la Associació de Municipis per la Independència (AMI), que son los que mantienen la capacidad de convocatoria en aquellos y aquellas ciudadanas, que siguen manteniendo un activismo político por la independencia de Catalunya, en contra de unas sentencias con penas desproporcionadas donde la existencia de presos y exiliados no deja encontrar soluciones al problema de la situación de Cataluña, respecto a su encaje en el Estado español. 

Decidir el futuro de Catalunya, tiene tantas opciones como opiniones y puntos de vista, quizás hay tantos motivos que a lo mejor todos tienen su parte de razón. Pero, el sentimiento de independencia de los catalanes y catalanas, es real y creció hasta suponer casi la mitad de la población catalana. No es cuestión de ponernos a analizar si todo hubiera sido diferente, si no hubiera habido el rechazo del Constitucional al nuevo Estatut aprobado en Catalunya; otros pensarán que fue la falta de dialogo e incluso otros pueden pensar que los políticos catalanes independentistas engañaron a los catalanes. Hay opiniones para todos.

Ahora, que el Gobierno progresista de coalición, debe decidir, si la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) será con el apoyo de las fuerzas progresistas e independentistas o bien con el apoyo del partido Ciudadanos, el Gobierno de España debe dar su primer paso. Han pasado ya tres años, desde aquel 1 de octubre de 2017 en que se celebró el referéndum ilegal de independencia convocado por el presidente de la Generalidad Carles Puigdemont. Si referéndum, si reforma de la Constitución, si independencia, si indultos a los condenados independentistas o sencillamente seguir esperando.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *