La Diada de Cataluña conmemora y recuerda la rendición de Barcelona el 11 de septiembre de 1714 a las tropas borbónicas del rey Felipe V, durante el transcurso de la Guerra de Sucesión Española. Los catalanes lucharon en esa guerra porque preferían como pretendiente a la corona: el archiduque Carlos de Austria, en lugar de Felipe V, porque en teoría, era menos centralista.

Felipe V copió el modelo centralista francés y con los decretos de Nueva Planta acabó con las viejas instituciones de Aragón, Castilla, Valencia y Cataluña. Excepto Navarra y País Vasco. El castellano pasó a ser la lengua oficial,  se unificaron fueros y tributos, era la centralización del país. Cataluña, perdió las libertades nacionales, las leyes propias y sufrió la prohibición de la lengua y la cultura catalanas, la derrota de 1.714 ha sido usado por los independentistas catalanes para demostrar que aquel día perdieron su identidad.

Hasta 1.932  Catalunya no recuperó parte de sus libertades, con el Estatuto de autonomía en el marco de la II República española. Pero después de la Guerra Civil, la dictadura del general Franco comportó un período de represión de 40 años.

Tras la muerte de Franco, en noviembre de 1975, comenzó a escucharse en las calles el grito de «Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía», las ansias diferenciales de las llamadas comunidades históricas resurgieron tras cuarenta años de dictadura. La Diada Nacional de Catalunya se convirtió desde 1976 en un símbolo reivindicativo. El 11 de septiembre de 1977, se celebró  una manifestación multitudinaria con más de un millón de asistentes. Y dos años más tarde, el 25 de octubre de 1979, Catalunya refrendaba su Estatut. Con el que se alcanzó el mejor y mayor período de autogobierno para Catalunya. Pero, insuficiente para muchos.

En julio de 2.006 el Partido Popular presentó un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña, con el objetivo de defender la Constitución y los derechos de los ciudadanos, según Rajoy. En el recurso destacaban la utilización del término «nación» para Cataluña y el tratamiento de la lengua catalana, además de considerar inconstitucionales asuntos como la distribución de las competencias. Si añadimos a la cuestión política, los recortes sociales en Cataluña, todo esto ha provocado la pérdida de la paciencia por los catalanes y el aumento del independentismo

A lo catalanes se les define por una doble singularidad: el seny y la rauxa . El seny implica sentido común, sensatez, sabiduría, juicio mesurado tanto en el momento de enjuiciar como de obrar, es la esencia del pactismo catalán . El contrapunto del «seny» es la «rauxa», es el arrebato, la locura, la exaltación, la justificación histórica del todo o nada.

La «rauxa» está ganando al «seny» en Catalunya, la exaltación contra la sensatez. Por cuarto año consecutivo en la Diada, cientos de miles de personas han abarrotado las calles para pedir la independencia de Cataluña , este año bautizada como la «Vía Libre a la República Catalana».  Ahora, solo falta retomar el «seny» y el dialogo para encontrar la mejor solución. Me resisto a aceptar que después de 83 años siga perenne el discurso de Ortega y Gasset, en 1.932, tres meses antes de que se aprobara el primer Estatuto de Cataluña, que afirmó que «el problema catalán no se puede resolver, sólo se puede conllevar; es un problema perpetuo y lo seguirá siendo mientras España subsista».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.