Instrumentalizar, según dice la RAE es: «utilizar algo o a alguien como instrumento para conseguir un fin» . Cuando se intenta patrimonializar e instrumentalizar, una cosa que es de todos, como la libertad, la democracia o en este caso, los cuerpos policiales, se está intentando manipular. Lo que pudo ser en determinadas épocas un instrumento de represión y de control al servicio del poder, ahora las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado son un servicio público para salvaguardar los derechos y libertades de los ciudadanos. Da igual el nombre: Cuerpo Nacional de Policía, Guardia Civil, Policía Municipal, Mossos d’Esquadra y Ertzaintza son todos cuerpos policiales que están para defendernos y protegernos. Cuerpos policiales profesionales que se basan en el respeto a los ciudadanos, a los derechos y en la eficacia en el auxilio a la justicia y, por lo tanto, en la represión de la delincuencia. Hoy sábado se ha convocado una manifestación de los cuerpos policiales en contra de la reforma de la Ley Mordaza, convirtiendo eso en una campaña contra el Gobierno, en la que se han sumado las tres derechas: PP, Ciudadanos y Vox.

El acuerdo entre los dos grupos parlamentarios que sustentan al Gobierno, PSOE y Unidas Podemos es derogar los aspectos más lesivos de la polémica Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza, aprobada en solitario por el PP en 2015. Todo, en aras de volver a garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales de reunión, manifestación e información y derogar la Ley Mordaza que según todos los organismos internacionales tiene medidas consideradas como antidemocráticas. Pero, la mayoría de sindicatos policiales, de carácter conservador, se oponen a dichos cambios, donde se hace una utilización partidista y politizada, donde parece que lo menos importante es la sociedad civil española y sus derechos, prevaleciendo la seguridad de los cuerpos policiales, su presunción de veracidad o la seguridad ciudadana.

Todos los miembros de fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado son libres de tener su ideología, pero como servidores públicos,  no se puede crear confusión entre la ciudadanía, se deben al cumplimiento de las leyes y a la derogación o cambios que se produzcan, porque nuestros diputados y nuestro Gobierno han sido elegidos por los ciudadanos de una manera democrática. Las leyes en vigor en este país, son de obligado cumplimiento para todos, desde los ciudadanos a los políticos, pasando también por los integrantes de los cuerpos policiales. Las preferencias que puedan tener los componentes de los cuerpos de seguridad, no pueden estar por encima de las leyes y de los derechos de los ciudadanos. Ni los partidos políticos deberían instrumentalizar las reivindicaciones policiales, para utilizarlos en contra del Gobierno, porque la policía es de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.