basta del terrorismo de ETA

La banda terrorista ETA declaró, hace diez años, su «cese definitivo» de la violencia. La sociedad vasca y la española esperaban un basta al terrorismo, un basta a la sinrazón y al dolor, tras 43 años de sangre y más de 850 asesinatos. ETA nació durante el franquismo, con una ideología nacionalista, socialista y revolucionaria, con el objetivo de luchar contra su represión y crear un Estado vasco independiente formado por territorios de Euskadi, Navarra y el suroeste de Francia. Lo que comenzó como un grupo de jóvenes activistas que apostaron por las armas, con ciertas simpatías y esperanzas de muchos antifranquistas y de sectores radicales de la izquierda. Como por ejemplo en 1973, con el atentado a la mano derecha de Franco, el entonces presidente del gobierno español, el almirante Luis Carrero Blanco. Un crimen que supuso un golpe de impacto contra la dictadura franquista.

Tras la muerte de Franco en 1975, la inestabilidad y los atentados de ETA se agravaron en España.  Con la Ley de Amnistía promulgada en 1977, amplios sectores de ETA comenzaron a abogar por el abandono de la violencia. Los continuos atentados y la larga lista de asesinados y víctimas del terrorismo, crearon malestar en las fuerzas armadas, conspirando contra la democracia con el fracasado golpe de estado del 23 de febrero de 1981. Después llegaron discrepancias internas en ETA, que derivaron en una escisión con ETA Político-Militar (ETA-pm), que en 1982 anunció su disolución. Sin olvidar la guerra sucia contra ETA, por parte de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), que una sentencia judicial confirmó la implicación de altos cargos políticos del gobierno del PSOE, en acciones ilegales contra miembros de ETA. Cada día aumentaba el deseo y la necesidad de un basta ya del terrorismo en toda la sociedad, aparte de una peligrosa manipulación por parte de la derecha política de los atentados y las víctimas del terrorismo, que se pueden resumir en la frase de Mariano Rajoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero: «Es usted quien se ha propuesto cambiar de dirección, traicionar a los muertos y permitir que ETA recupere las posiciones que ocupaba antes de su arrinconamiento«. . El 17 de octubre de 2011 se celebró en San Sebastián la conferencia de paz sobre el final del terrorismo, a la que le siguió el anuncio del cese definitivo de la violencia de ETA el 20 de octubre de hace diez años, y la ceremonia con la que se selló la entrega de armas que tuvo lugar el 8 de abril de 2017 en Bayona, en el suroeste de Francia.

Es difícil, resumir más de dos décadas de ETA , en menos de quince líneas. Pero, después de tanta sangre derramada, de tanto dolor inferido, las operaciones policiales, el fin del aparato financiero de ETA, la cooperación internacional y sobretodo la decisión del pueblo vasco que se decidió a gritar y ocupar las calles, propiciaron la decadencia de ETA, que acabó con el comunicado del «cese total y definitivo de su actividad armada». Lo más grave es que la derecha de este país, aún no se lo ha creído. siguen con reproches y manipulando el dolor de las víctimas. No ha habido ni un solo muerto que haya servido para los fines de ETA. Y, ahora que hasta Arnaldo Otegui, líder de Bildu, reconoce el dolor de las víctimas, pero sin condenar a ETA. La derecha siguen con reproches al Gobierno de España y manipulando el dolor de las víctimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *