En matemáticas, es importante identificar las variables que intervienen en un problema, por ejemplo para resolver integrales hay un método que se conoce como el cambio de variable o sustitución, es una técnica que nos permite pasar de una ecuación o integral complicada a otra más sencilla, identificando una parte de lo que se va a integrar con una nueva variable más conveniente. En política, muchas veces, la complicación requiere imaginación y los políticos también buscan cambios de variables o sustitución, es decir adaptarse a la situación.

En política aquello que perdura, que permanece durante un tiempo prolongado o para siempre no existe. La sustitución, el cambio de discurso, de promesas y de alianzas es demasiado frecuente. Hay partidos que se han definido del cambio, porque hoy piensan esto, mañana otro y pasado diferente. Donde dicen una cosa y la contraria. Políticos que a veces cambian de partido o de referente político, traicionando sus supuestos ideales, que pueden ser tanto de derechas como de izquierdas.

Un partido de cambio de variables es Ciudadanos, un partido que ha pasado de socialdemócrata, laico y no monárquico a partido liberal y ahora parte de las tres derechas. Firmaron un acuerdo solemne en el Congreso de Diputados con Pedro Sánchez para hacerlo presidente, pero hicieron presidente a Rajoy, después de las elecciones del 25-D de 2015. En junio de 2015, votaron a favor de la investidura de Susana Díaz en Andalucía y tres años después, tras aprobarle tres presupuestos, la dejan caer. Este enero, forman un gobierno de coalición con el PP y con el apoyo externo de Vox, hacen presidente de la Junta de Andalucía a Juanma Moreno, pero sin aceptar el supuesto pacto con Vox, que puede ser el preludio para las próximas investiduras de alcaldes y presidentes de gobiernos autonómicos..

Después de quedar terceros en las generales y en las autonómicas y municipales se sitúan muy por detrás del PP y no logran ni una comunidad ni una alcaldía importante. Pero se sigue proclamando Albert Rivera como el líder de la oposición, poniendo líneas rojas al PSOE. Su voto o su abstención es fundamental para formar un gobierno, en sus votos está la posibilidad de pactar con el PSOE o con el PP y Vox. La decisión más que probable es hacer ganar a la derecha, aunque también dentro de sus variables, pueden cambiar, porque ya lo dijo Groucho Marx: «Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros»..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *