El riesgo de quedarnos sin pensiones es una realidad cercana. El deterioro del empleo, el aumento del número de pensionistas, la baja cotización de los trabajadores activos y  el incremento mínimo garantizado por ley del 0,25% de todas las prestaciones pone en peligro cobrar una pensión. Las pensiones habrá que pagarlas con impuestos añadidos o pagarnos un plan de pensiones privado.

El Ejecutivo en funciones de Mariano Rajoy, ha anunciado la retirada de 8.700 millones del Fondo de Reserva, para poder pagar la extra de junio de los pensionistas y la paga ordinaria de dicho mes. Es la mayor retirada de una sola vez hasta la fecha, ni siquiera se ha advertido de este hecho en el Consejo de Ministros de este viernes, en los últimos cuatro años, se ha extraído un total de 55.901 millones desde 2012.

Pero, lo más preocupante es que en diciembre se tendrá que tomar la decisión de volver a sacar dinero del Fondo de Reserva para pagar la ordinaria y la extra de navidad a los más de nueve millones de pensionistas que existen.  La hucha de la Seguridad Social llegó a tener casi 67.000 millones de euros en 2011 y se queda ahora con 25.176 millones de euros. Podría agotarse a finales de 2017.

La campaña electoral se ha acabado, los españoles han votado y han escogido. Pero, resulta que el tema de las pensiones, apenas se debatió en la campaña, lo importante era Venezuela y que no ganaran los extremistas. Las pensiones son “pan para hoy y hambre para mañana”, porque nadie las puede asegurar. El PP ha tenido el apoyo en las urnas de los pensionistas por meterles miedo y ahora a hurtadillas sacan el dinero del Fondo de Reserva, por lo tanto se les ha engañado. Si la economía va tan bien y se generan tantos puestos de trabajo, no es de recibo que se esté esquilmando la hucha de las pensiones, porque los trabajos precarios no alcanzan a llenar las arcas de la Seguridad Social, esa que paga las pensiones.

El problema de verdad lo tenemos la generación del baby-boom español, los nacidos entre 1958-1977, que iniciarán la llegada a la jubilación a partir de 2023/2024. En la generación baby-boom nacieron casi catorce millones de niños, 2,5 más que en los veinte años previos, 4,5 más que en los veinte años siguientes. ¿Cobraremos pensiones? De momento somos nosotros los que pagamos a los jubilados, a nuestros padres. ¿Podrán pagarnos nuestros hijos la jubilación?

Es posible que el ni el PP, ni el PSOE, ni Podemos, ni Ciudadanos tengan una solución para dicho problema. Nos han acostumbrado a vivir entre casos de corrupción, a robarnos a todos de nuestros impuestos; a los recortes en sanidad, educación y ayudas sociales; a decir una cosa aquí en campaña y otra a la EU; a un ministro del Interior que ha confabulado y manipulado para atacar a rivales… Pero, cuando los jubilados lleguen un día al cajero y vean que no han cobrado la pensión. ¿Que pasará en este país? Los abuelos son la última pieza del dominó que no ha caído por la crisis económica, las pensiones de los jubilados han sido las que han permitido que muchos hogares que se encuentran a las puertas de la pobreza sigan aguantando, gracias a una ayuda económica de forma regular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.