El PSOE ha obtenido en las elecciones del 25-S en Galiza y Euskadi sus dos peores resultados históricos. Cuarta posición en Euskadi, con los mismos escaños que el PP , y sobrepasados por Elkarrekin Podemos, con el PNV como primera fuerza en la mayoría de municipios y un segundo puesto a EH Bildu. En Galiza, el PP mayoría absoluta de 41 escaños, el PSdeG cayó a la tercera plaza, aventajado por la coalición patrocinada por las Mareas, Podemos, Esquerda Unida y Anova.

Pedro Sánchez se implicó activamente y avaló a dos candidatos de su absoluta confianza tanto en Galiza como en Euskadi, pero ha perdido quizás su última tabla de salvación y ahora se queda a merced de quienes quieren arrebatarle la secretaría general del PSOE. Los resultados del 25-S significan un duro revés en su estrategia, sobre la salida al bloqueo institucional del país: su no al PP y su apuesta por un gobierno alternativo. Se presentan fechas complicadas para la supervivencia de Pedro Sánchez, con la cita del comité federal del PSOE, del sábado.

El PSOE pierde, el PP gana en Galiza y se mantiene en Euskadi. Podemos se presentaba por primera vez en ambas comunidades, su espectacular irrupción hace daño al PSOE, aunque si comparamos con los resultados en las generales en ambas comunidades, Podemos ha perdido votos. Y, Ciudadanos no ha conseguido entrar en los parlamentos de Euskadi y Galiza.

¿Dimitirá Pedro Sánchez? Un dirigente político que ha tenido dos derrotas seguidas pierde el derecho a ser escuchado por los electores y un partido que, por tacticismo, no busca otras soluciones, está condenado a nuevas desgracias. La dimisión no es la solución, pero es un ejercicio de responsabilidad ante unos pésimos resultados. Si algún día los ciudadanos dejan de votar al PP, el próximo gobierno de izquierdas en España será de PSOE y Podemos; pero, para ofrecer una alternativa viable de izquierdas deben de cambiar ambos partidos. El PSOE deberá ser más socialista, más obrero y menos neoliberal y Podemos tendrá que cambiar muchos de sus principios. La alternativa de izquierdas está aún lejos, las diferencias entre PSOE y Podemos, el odio entre las izquierdas, le da ventaja al PP.

Estamos más cerca de unas terceras elecciones, más cerca de otra victoria del PP, quizás de una mayoría… Pero, de momento ni el PSOE ni Podemos no son capaces de alcanzar un acuerdo sobre un hipotético gobierno alternativo de izquierdas ni de ofrecer nada nuevo que haga cambiar el sentido del voto en unas terceras elecciones. Tenemos neoliberalismo del PP y Ciudadanos para rato, si el PSOE y Podemos no son capaces de entenderse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *