El  24 de mayo de 2015 se celebrarán en España elecciones municipales,es momento de comenzar a hacer propaganda política,de dar mensajes para influir en los ciudadanos, de hacer un discurso difundido masivo con la intención de generar sinergias positivas, Rajoy declaró ayer que «la crisis económica es ya historia pasada».

El gobierno del PP está orquestando una estrategia publicitaria coordinada para convencernos de que ya no estamos en crisis y que no tenemos problemas económicos. Una propaganda psicológica para ofrecer a la ciudadanía las noticias positivas que quiere escuchar. ¿Cómo se puede tener la desfachatez de afirmar que «en muchos aspectos, la crisis ya es historia»? Anunciar que ya se acabó la crisis, es un insulto a la inteligencia de los españoles, una falta de respeto y una burla para todos los ciudadanos que lo están pasando mal.

Porque el presidente del Gobierno, al afirmar que la recuperación «se vive en los mostradores de los pequeños negocios, en los pedidos de los proveedores, en las barras de las cafeterías, en las mesas de los restaurantes, en las nóminas de muchos españoles y en el interior de sus hogares»está faltando a la verdad o por menos a una parte.

Si realmente se ha acabado la crisis, se referirá, no al ciudadano normal, sino a los datos macroeconómicos que están muy lejos de los millones de parados,de los que no perciben ningún tipo de prestación,de los desahuciados de su vivienda, de los jóvenes que tienen que irse fuera de España, de los pensionistas que tienen que hacer frente al copago, de los afectados por los recortes en sanidad,educación y dependencia.

«Estas serán las primeras navidades de la recuperación», ha subrayado el Presidente del Gobierno: Navidades con una tasa de desempleo por encima del 26%,con un aumento de la economía sumergida,con una subida del 0,25% de las pensiones, con una inflación por debajo del 0,3%,con un consumo deprimido,con sobreendeudamiento del Estado ( algo más del 100% de su PIB) y de los particulares.

La economía es una disciplina muy difícil,sus predicciones son muy debatidas y siempre acertadas en pasado. Cada corriente, cada escuela económica piensan cosas completamente incompatibles los unos respecto de los otros de dónde estamos y cómo salimos de la crisis.Pero,los que nos venden una agenda liberal en lo económico,que los recortes son necesarios,reducir el peso del sector público y privatizarlo,bajar los impuestos,en definitiva poner la economía en manos de unos pocos y dejar que hagan con ella lo que quieran, lo único que se está creando es más desigualdad entre ricos más ricos y pobres más pobres.La solución no es un producto milagro, pero tiene que partir de que el Estado invierta en proyectos que persigan la reducción de las desigualdades sociales,un gasto eficiente en creación de empleo,aumento de sueldos y eliminar la precarización del empleo,medidas que reviertan directamente en la seguridad,el consumo y en la economía de los ciudadanos. Porque salir de la crisis es eliminar la desigualdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.