Por tu salud y la de todos: no a las consultas médicas por teléfono. Los médicos de familia aparte de buenos profesionales, son a su vez consejeros de sus pacientes, educadores, grandes observadores donde se incluye la práctica del diagnóstico precoz, desempeñan un papel entre social y familiar con sus pacientes. El sistema sanitario público andaluz, en atención primaria, ha optado por las consultas telefónicas en detrimento de las consultas médicas de toda la vida. Es decir, consultas médicas por teléfono. El Servicio Andaluz de Salud (SAS), para enfrentarse a la acumulación cada vez mayor de pacientes de Covid-19 y otras dolencias, adoptó esta medida provisional al principio de la pandemia. Y, ahora, según establece el Plan de Accesibilidad en Atención Primaria, se pretende que las consultas telefónicas supongan un 70% sobre el total, mientras que las presenciales, apenas alcanzarán el 30%. Esta es la solución de la Junta de Andalucía, para desatascar la Atención Primaria en Andalucía, no contratar más sanitarios para reducir la demora en las citas, sino convertir el Centro de Salud en un Call Center y a los médicos en teleoperadores. Esto significa que paulatinamente, irán desapareciendo las visitas tradicionales, por llamadas telefónicas, aunque la aspiración es la «vídeo consulta», pero sin recursos tecnológicos.

Una medida que no es temporal, sino la solución a las plantillas mermadas y sin refuerzos. Es decir, que aparte de la plantilla de teleoperadores/as de los servicios del 112 y Salud Responde, se incorporarán los médicos de familia para atender a los pacientes. Será el mismo trámite que comunicar una emergencia, pedir una cita o tener una consulta médica, todo por teléfono. La persona que necesita atención sanitaria de su médico de familia, enfermería, pediatría o bien renovar medicación, solicita cita a través de ClicSalud+, la App o el teléfono de Salud Responde y el médico de familia llama al paciente, en la fecha asignada, y con el acceso a la historia clínica electrónica del paciente, realizará la consulta. La relación del médico con el paciente representa un papel muy importante dentro de la actividad profesional de los médicos de familia y más importante aún para sus pacientes, entre los que se encuentran personas mayores, enfermos crónicos, niños…

La sanidad pública quiere emular los servicios de la sanidad privada que utilizan la telemedicina, el uso de las tecnologías de la información para diagnosticar, monitorizar a enfermos y tratar a los pacientes de forma remota. El uso generalizado de Internet en los hogares, el aumento de los teléfonos móviles y otros dispositivos favorecen el uso de la telemedicina, como forma de ahorro de tiempo, reducción del flujo de pacientes en las salas de espera de los centros de atención primaria. Pero, donde se olvida el factor humano y que el control de la salud de los pacientes dependa de la tecnología que no dispone la sanidad pública. De momento, solo contará con la profesionalidad de los profesionales y un teléfono. Las consultas médicas son una chapuza en la sanidad andaluza  y en cualquiera que se apreste a copiarlo, que pone en riesgo la relación entre médicos y pacientes, aparte de poner en riesgo nuestra salud. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.