El mes de octubre ya ha registrado tres precios máximos históricos en solo seis jornadas, y la tendencia sigue al alza con este nuevo registro, el precio medio diario de la energía eléctrica en el mercado mayorista sube este miércoles un 12,2%, hasta los 228,59 euros el megavatio hora (MWh). Comparándolo con hace un año, el precio de la electricidad aumenta un 292%.  Lo cual supone una subida de la inflación, que acumula ya siete meses consecutivos de subida debido a la recuperación del consumo, la escasez de algunos suministros y la subida del precio de la energía eléctrica y los combustibles. Por lo tanto, cada vez que se producen máximos históricos, hay un aumento de los precios, se encarece el coste de vida y tenemos la consiguiente pérdida de poder adquisitivo.

Este invierno se pueden juntar dos factores una ola de frío con un aumento del uso energético y que los precios sigan subiendo no solo por la alta demanda, sino también por el precio de los derechos de emisión de CO₂ en el mercado europeo y también el precio del gas a nivel internacional. Hay que tomar alguna decisión para que los precios de la electricidad sigan en manos de un monopolio que maneja el mercado para obtener el máximo de beneficios. Y, hay que cambiar la forma marginalista de fijar precios en el mercado mayorista, que resumiendo consiste en que todos los productores venden al precio de la energía más cara. El funcionamiento del sistema eléctrico español es suficientemente complejo y opaco que cualquier especulación sobre el funcionamiento del mismo, significa subidas a los consumidores y grandes beneficios para las empresas.

Ni el sistema marginalista ni las subastas pay-as-bid, donde el precio para cada adjudicatario coincide con el precio por el que pujó, creo que vaya a suponer un alivio para los consumidores, porque el precio que resultará será el mismo. La opción sería intervenir el mercado, por razones de sector estratégico, nacionalizar la producción y por lo tanto las empresas eléctricas. Pero, esta opción es muy cara, porque estamos hablando de empresas como Endesa, Iberdrola y Naturg que suman un capital bursátil por encima de los 100.000 millones de euros. Donde lo precios regulados, los deberíamos pagar los contribuyentes de otra manera. Estamos atados de pies y manos los consumidores, solo nos queda pagar la luz al precio que nos digan: sean empresas privadas o nacionalizadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *