Los fondos europeos se están utilizando por parte de la derecha, con la táctica vergonzosa de «calumnia que algo queda«. Me parece excelente que se haga público lo que está mal hecho, que se rectifiquen las decisiones equivocadas, la necesidad de cambiar lo que no está bien.  Pero, culpar de algo que a sabiendas se sabe que no existe, que es erróneo o es simplemente falso, no es lo mismo. Es como los que «tiran la piedra y esconden la mano», para que no se vean los propios errores. Nos gusta «ver la astilla en el ojo del prójimo y no reparamos en la viga que llevamos en el nuestro». Por eso la derecha difama y siempre  algo queda. Se cae en el engaño, la denuncia, colocando al mismo nivel tanto hechos que sí lo son, como las simples sospechas. Diciendo simples especulaciones, que muchas veces en cuanto se analizan se demuestra que son falsas. Y al final, se cumple siempre aquello de «calumnia, que algo queda…». Porque, calumniar sale gratis, casi siempre.

El Partido Popular, piensa que lo importante en política no es lo que se es, sino lo que parece o lo que se hace parecer. Pretenden , como en el mito de la caverna de Platón, que no veamos la realidad, sino tan solo las sombras. Pero, tenemos la oportunidad de conocer otra verdad más profunda que no esté compuesta solo de apariencias y de calumnias. La ventaja de calumniar, es que muchos, seguirán creyendo, antes la calumnia que la realidad. Es como, si sus ojos se hubieran cegado por el paso de la oscuridad de la cueva a la claridad del sol, y se sientan a gusto solo con las sombras, con las mentiras. El  proceso de difusión de noticias y de comentarios es especialmente insidioso cuando se combinan un interés político siniestro.

Nadie puede cuestionar que los fondos europeos benefician a nuestro país, que el Gobierno de España tiene que garantizar y demostrar la transparencia en la adjudicación de los fondos. Pero, otra cosa diferente es tratar de sembrar dudas sobre España y los fondos europeos en la Unión Europea. Cuando se habla tanto de patriotismo por parte del PP, se convierten en una oposición desleal en contra de los intereses y perjudicando la imagen de España en el exterior. Solo les falta acudir a una ofensiva judicial por el reparto de fondos europeos que está haciendo el Gobierno. Mientras tanto, calumnia que algo queda…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.