Hay partidos que atacar, provocar e insultar lo han convertido en sus armas de hacer política. No les basta con los mercenarios de las redes sociales, con los trolls y los bots, simplemente cualquier anuncio que hagan y las réplicas que reciban, se convierten gracias al algoritmo, en más visibilidad en internet. La provocación y las «fake news», les sale muy rentable, para sus intereses.

Cualquier propuesta de Vox como: suspensión de autonomías, ilegalización de partidos, en contra de la ideología de género, derogar la Ley de Memoria Histórica, deportación de migrantes ilegales, muros en Ceuta y Melilla, supresión de televisiones autonómicas, defensa de la tauromaquia y la caza, presentando militares para sus listas … No ha sido tan provocadora como «el derecho a la autodefensa de los españoles de bien». Es decir, el uso de armas para defensa propia. La propuesta es preocupante, pero también las reacciones en editoriales, en más minutos de radio y televisión, en más líneas en internet y por lo tanto en más repercusión del nombre de Vox.

Hay que reconocer que son especialistas en provocación y en un marketing que les hace estar permanentemente en la noticia. Consiguiendo que todos los partidos hablen de un debate insólito, en un país con una de las tasas de criminalidad más bajas del mundo. Lanzada la propuesta, el resto de partidos políticos salieron en tromba a rechazarla, pero todos tuvieron que hablar, directamente o indirectamente, de Vox.y de pronto se recuperaron las estadísticas sobre robos en domicilios o los índices estadísticos de preocupación por la inseguridad.

La propuesta de que los ciudadanos puedan «disponer de un arma en su casa» y que puedan «utilizar en situaciones de amenaza real» para su «autodefensa», estremece cuando dichas armas pueden estar en manos del odio, del racismo, del machismo, del supremacismo… Pero, lo peor es que muchos españoles y españolas, pueden estar de acuerdo con estas medidas y que algunos voten a Vox, simplemente por querer tener unas armas para defenderse…

Un comentario sobre “La provocación de las armas.”

  1. El derecho a portar armas no hace que una sociedad sea más segura sino más vulnerable y violenta. El derecho a defender tu vida permite que muchos descerebrados perpetren matanzas como la ocurrida en la Escuela Sandy Hook en 2012 con 28 muertes, la del Douglas High School perpetrada por Nikolas Cruz con su AR-15 en 2018 con 17 fallecidos o el atentado supremacista a dos mezquitas, de la semana pasada en Nueva Zelanda, con al menos 49 muertos.

    Las armas matan, llevar armas no evita violaciones, ni robos, ni siquiera son la mejor manera de defendernos. Las armas defienden a una minoría conservadora, masculina que piensan que les protege. Los demás debemos confiar en el Estado de Derecho y en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que velan y protegen a la población. La respuesta ante la delincuencia, no es tener armas para defendernos, ni que en cada hecho que se produce relacionado con la muerte de personas, agresiones sexuales o robos, busquemos como solución el poder disparar de forma indiscriminada con la excusa de la defensa propia. Un debate abierto para tener titulares en la prensa y en internet, que solo interesa a unos pocos, aunque sean para tener en cuenta por sus ideas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.