La memoria y el olvido de nuestro pasado se quiso solucionar con una ley de Punto Final, como fue la Ley de Amnistía de 1977, el gran hito de la Transición, el intento de ruptura con la dictadura y el comienzo de un sistema democrático. Nos vendieron que la Amnistía estaba basada en el consenso entre vencedores y vencidos, y que gracias a dicha ley, se fraguó la reconciliación. Pero, hubo mucha hipocresía por parte de nuestros políticos, porque los vencedores nunca pidieron perdón a los vencidos; porque las víctimas se quedaron enterradas en las cunetas y olvidadas; porque los torturadores y los asesinos nunca fueron juzgados; porque nunca se resarció a las víctimas ni en honores, ni económicamente.

Se quiso hacer una ley del olvido, que sirvió para no hacer justicia y confundir la memoria. Para intentar hacer olvidar la legitimidad del gobierno de la República, el golpe de estado de Franco, una guerra civil y casi cuarenta años de dictadura franquista. Según han anunciado los grupos parlamentarios PSOE y Podemos en el Congreso, introducen una enmienda a la Ley de Memoria Democrática para dejar sin efecto la Ley de Amnistía de 1977 y poder perseguir, según han anunciado «los crímenes de lesa humanidad cometidos», para que no ampare los crímenes cometidos durante el franquismo y se puedan abrir investigaciones a los autores que sigan vivos.

¿Cómo se pudo aprobar una Ley de Amnistía? Cuando sigue habiendo más de 114.000 personas desaparecidas, que todavía quedan en las cunetas, reclamadas por sus familiares y allegados, sin poderlos enterrar dignamente. La Amnistía no se basó ni el consenso, ni en la generosidad, ni sirvió para la reconciliación. Solo sirvió para intentar olvidar los crímenes del franquismo. Se intentó tergiversar las presiones de la ciudadanía cuando se reivindicaba “Libertad, Amnistía y Estatuto de Autonomía”. La Amnistía no era para olvidar, ni para perdonar a los asesinos, sino para sacar a los presos opositores del franquismo de las cárceles. No entiendo un país donde no se enjuicie a los responsables de la represión franquista. Donde la Ley de Amnistía fue una muestra de cinismo y de falta de sensibilidad a los derechos humanos de las víctimas de una guerra y una dictadura totalmente injustas. Situación denunciada sistemáticamente por el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que ha exigido que se derogara la Ley de Amnistía del año 1977 y que se llevara a los tribunales a los responsables de tantos asesinatos y crímenes contra la humanidad.

Estamos hablando de justicia, de que las víctimas de la guerra y de la dictadura tengan derecho al reconocimiento y la reparación integral por parte del Estado, que se puedan juzgar los culpables independientemente de su edad, al igual que los últimos criminales nazis que se enfrentan a la justicia. Son viejos, pero siguen siendo supuestamente culpables. Debemos saber y defender la verdad sobre el franquismo y desde luego una manera sería la derogación de la Ley de Amnistía…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *