Ganó ayer el «Brexit», es decir el abandono de la Unión Europea por parte del Reino Unido. Ha ganado el orgullo por un carácter distinto al del resto de Europa, la defensa de la soberanía nacional, el control de la inmigración que se ha convertido en el asunto neurálgico,acabar con las tensiones con Bruselas, dejando que la UE tome decisiones por el Reino Unido.

Tras las crecientes presiones en el partido conservador y el crecimiento electoral del partido nacionalista de derecha UKIP, que defendía la salida de la UE. Cameron prometió celebrar un referéndum si ganaba las elecciones parlamentarias de 2015, tras ganar por mayoría absoluta, tocó cumplir su promesa y se ha celebrado dicho referéndum. El «Brexit» (Gran Bretaña) y exit (salida) ha ganado a la alternativa «Bremain» (Britain y Remain: permanecer) no ha tenido el mismo éxito mediático, ni tampoco en las urnas. La pregunta del referéndum era: ¿Debe Reino Unido seguir siendo un miembro de la Unión Europea, o debe abandonar la Unión Europea? Las respuestas eran dos: «Remain a member» (permanecer) o «Leave» (salir).

El riesgo de que el «Brexit» haya ganado abarca multitud de factores que van desde lo económico y financiero hasta el personal. Ahora, según el artículo 50 del Tratado sobre requisitos de abandono de la Unión Europea, la Unión Europea debe abrir un periodo de transición de dos años donde el Reino Unido deberá negociar y someter los términos de su salida a todos los miembros, que tendrán que aceptarlos individualmente.

Ahora comenzarán cambios, nuevas barreras para el comercio; problemas para nuevos tratados; agitación en los mercados financieros; devaluación de la libra y el euro; tensiones en los mercados de capitales; el final de la libre circulación de personas, que actualmente permite a sus ciudadanos trabajar en cualquier país de la Unión Europea y el cierre de las fronteras a los inmigrantes.

El éxito del «Brexit» ha creado una sinergia entre los lideres de la extrema derecha francesa, holandesa, italiana, alemana… para pedir que ellos también quieren hacer un referéndum para salir de la UE. Detrás de esos deseos solo hay un objetivo: recuperar las competencias en los Parlamentos nacionales, suspender el espacio de libre circulación de Schengen y cerrar las fronteras a los inmigrantes. La xenofobia y el antieuropeísmo sigue creciendo en Europa inoculando su discurso de odio, racismo y nacionalismo. ¿Quién será el siguiente en salir de la Unión Europea?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *