Rajoy nos recuerda que España va bien, que es el país de la UE que más crece, pero España no va bien, no funciona. España es la nación de la OCDE en el que más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, tan solo por detrás de Chipre y superando hasta en catorce veces a Grecia; que somos el segundo país de la UE en el que más ha crecido la distancia entre rentas altas y bajas

En España la pobreza infantil está en un 35,8%, y  más de 7 millones de hogares son pobres energéticos, es decir, tienen problemas para pagar el recibo de la electricidad y el gas. La crisis económica ha aumentando la desigualdad empobreciendo a los grupos de menos ingresos y enriqueciendo a los más ricos.

La tasa de desempleo es una las razones de la desigualdad en España, se ha mantenido durante cinco años y medio con una tasa de paro por encima del 20% y una de las mayores tasas de desempleo juvenil de Europa. La tasa de temporalidad se sitúa en el 25%; en más de 700.000 hogares no entra ningún tipo de ingreso y en más de 1.500.000 hogares, ninguno de sus miembros tiene trabajo. Las cifras aumentan o decrecen según las temporadas turísticas o las campañas agrícolas

España no va bien, no funciona. Tenemos el 21,6 % de la población española, es decir nueve millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. Y, otra España que se beneficia de las SICAV, de las llamadas ETVE, de la amnistía fiscal o a la «regularización extraordinaria» del ministro Montoro y de los Papeles de Panamá. Una España con menos gasto público, menos servicios sociales y menos inversión pública en sanidad, en educación y en ayudas sociales.

Una España de recortes siempre a los mismos, privatizando lo público; pensando antes en los intereses de los acreedores que de los ciudadanos; una España que blinda al gran capital frente a la justicia social. Una España que sufre la desigualdad, la pobreza y el desempleo que votará el 26-J, pensando en la continuidad del PP o la posibilidad de otro gobierno que no se dedique a recortar los derechos de los ciudadanos y mejore las condiciones de vida de las mayorías. España podría ir peor, pero España no va bien, no funciona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.