El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante sus intervenciones en el debate de investidura ha dicho que no se fía ni de Mariano Rajoy ni del Partido Popular, pero ha justificado este miércoles su apoyo a la investidura de Mariano Rajoy afirmando que «normalmente en la vida y en la política no se puede escoger entre lo que uno quiere, si no entre lo malo y lo menos malo».

Ciudadanos no se fía del PP, el PSOE no se fía de Podemos, Podemos no se fía de Ciudadanos y por supuesto el PP no se fía de nadie. Y, nosotros los ciudadanos tenemos serias dudas de fiarnos de alguien. Pero, sin confianza no hay democracia.

La crisis y su gestión insolidaria, la corrupción y su gestión irresponsable, la desconfianza en las instituciones, en la democracia parlamentaria, en los políticos; en definitiva en el papel de la política en una sociedad democrática, nos hace perder la confianza en el sistema.

Si queremos recuperar dicha certidumbre en el sistema, se deberá restablecer el respeto hacía nosotros,los ciudadanos: tratándonos como mayores de edad. Desterrando la mentira y la corrupción; apostando por unos principios básicos como la honradez, la honestidad y la transparencia. Porque, la diferencia entre una dictadura y una democracia, es que la dictadura no precisa de la confianza, lo impone todo por la fuerza. Pero, la democracia requiere para su existencia de la confianza de los ciudadanos y si se pierde del todo, estamos perdidos.

No me sirve el apoyo de Ciudadanos si no se fía del PP, para tener un gobierno y echar a andar una legislatura. No es sólo la voluntad de llegar a acuerdos, sino la forma en que se llega a ellos. No me sirve el que los partidos de la oposición puedan legislar y poder cambiar cosas. Necesitamos un gobierno de progreso que nos ofrezca una visión ética de la política y de la democracia. No hablo de propuestas imposibles, nada fáciles de convertir en realidad. Pero, no podemos conformarnos con tan poco.

No sé si la solución pasa por un pacto entre PSOE, Podemos y Ciudadanos, un manifiesto suscrito por más de 450 personas, entre ellas políticos, activistas e intelectuales, que reclama dar una «segunda oportunidad» a la alianza transversal que intentó tejer Pedro Sánchez en la pasada legislatura y que no prosperó por el veto recíproco de Ciudadanos y Podemos.

Si Rajoy pierde la investidura, en primera y segunda votación, es entre «lo malo y lo menos malo» la mejor opción. Alcanzar un acuerdo que permita un Gobierno progresista sustentado en las tres primeras fuerzas por un cambio de gobierno y de políticas. Aunque para conseguirlo, hará falta la confianza entre partidos y lideres políticos. Será menos malo que el gobierno del PP; menos malo que unas terceras elecciones y la posibilidad de poder obtener la mayoría el PP. Menos malo que aumentar la abstención y el desinterés por la política… Si hay que escoger entre lo malo y lo menos malo, escojo un pacto entre PSOE, Podemos y Ciudadanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.