Desmontar el Estado de Bienestar es destruir un intento de sociedad más justa, es no querer buscar una solución a los problemas sociales. Es buscar las diferencias, es crear desequilibrios, es olvidarse de la solidaridad. Porque un Estado de Bienestar se basa en proteger a la personas de la pobreza, del paro, de la ignorancia, de la enfermedad… 

Todos los partidos de derechas buscan coartadas para desmantelar los sistemas de protección social, buscando una política más antisocial con salarios más reducidos, menores pensiones, peores servicios públicos. El neoliberalismo económico promete la bajada de impuestos, engañando a los contribuyentes mostrándoles el beneficio inmediato que van a obtener: pagar menos impuestos, pero ocultando que los más beneficiados son los más ricos. 

La solvencia económica del Estado para prestar servicios de bienestar empieza a verse comprometida por la caída de la natalidad y el incremento de la esperanza de vida, lo que supone un incremento de los gastos de protección social y de carácter asistencial. Pero, también porque cada día hay más gente que necesita la ayuda del Estado. Entonces nos venden la idea torticera de ser competitivos y para eso los salarios y las pensiones deben reducirse, las condiciones laborales degradarse, bajar los impuestos a los empresarios y como corolario necesario, desmontar el Estado de Bienestar. 

Nos ofrecen bajar los impuestos, el gobierno de coalición de derechas de la Comunidad de Madrid, pero no nos hablan que eso significa privatización, incremento de las desigualdades, pérdida de los derechos laborales y destrucción de los sistemas de protección social, porque sin impuestos no se puede mantener un Estado de Bienestar. Aunque no solo la subida generalizada de impuestos, sino que los que más tienen, paguen más.

La sociedad demanda sanidad, educación, infraestructuras, pero también pensiones contributivas, prestación por desempleo, sin olvidar a todos esos colectivos sin recursos o con recursos escasos que necesitan una asistencia social. ¿Estamos dispuestos a creernos que bajando los impuestos, seguiremos disfrutando de un Estado de Bienestar? Porque se acude demasiadas veces a la intoxicación, a la complicidad de los medios de comunicación y al exceso de promesas en campañas electorales, pero todo el mundo sabe que mantenerlo cuesta mucho dinero y que algunos les interesa reducirlo y privatizar para ganar más dinero. También eso depende de nuestro voto… 

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *