La coalición Unidos Podemos, es como el aceite que no se mezcla con el agua, por más que se agite la botella con aceite y agua, la mezcla no se vuelve homogénea. El agua y el aceite no se pueden disolver el uno en el otro. No es un problema solo de densidades, el aceite al ser menos denso, tiende a aglutinarse y a subir a la superficie del agua, el problema.es de polaridad.

Izquierda Unida sería la molécula de agua, se comporta como un imán, tiene un polo positivo y otro negativo. Sin embargo Podemos es el aceite, un compuesto neutro, que no tiene polaridad, que no se comporta como un imán. La coalición Unidos Podemos, el nombre de la unión entre Podemos Izquierda Unida, es una mezcla nada homogénea que se presentarán juntos a las elecciones del 26-J.

Concurrirá Unidos Podemos con una apuesta de mínimos a la que añadirán sus respectivos programas, eludiendo algunos de los temas que separan a ambas formaciones. Izquierda Unida defiende la necesidad de impulsar una III República como modelo de Estado en España, mientras que en Podemos han eludido posicionarse.  Izquierda Unida tiene un carácter de partido de izquierdas y anticapitalista, Podemos es un partido que se ha definido muchas veces, como «progresista y social» pero «ni de izquierdas ni de derechas». Izquierda Unida aboga por una banca pública a través de la nacionalización de las empresas energéticas, Podemos no entra en la nacionalización de empresas.  Izquierda Unida pretende la salida de España de la OTAN, Podemos lo que pretende es ganar más peso e independencia dentro de la organización. Izquierda Unida tiene una deuda millonaria con los bancos debido a los créditos convencionales con los que se financia, mientras que el método de financiación de Podemos son los microcréditos. Izquierda Unida propone directamente crear una nueva Constitución, Podemos propone hacer una Reforma.

La militancia de ambas formaciones ha refrendado el acuerdo, por abrumadora mayoría un 98% en el caso de Podemos y un 87% en el de IU, pero con una participación no superior al 35%,  el pacto electoral de cara al 26-J ha sido aprobado pero solo por una tercera parte de los militantes y simpatizantes. La legitimidad de la coalición es indudable pero no se ha generado la ilusión necesaria y aparece la incógnita de si existirá la movilización para ir a votar.

El agua y el aceite no se pueden disolver el uno en el otro, pero existe el riesgo que la absorción de Izquierda Unida por Podemos sea un hecho después de las elecciones generales y suponga la desaparición física de IU. El objetivo de Unidos Podemos es un acuerdo estratégico que supone un cambio radical en la postura política de IU y una posibilidad para Podemos de obtener más votos. Pero, tengo mis dudas de que dos más dos sean cuatro, porque los militantes y simpatizantes de Izquierda Unida no olvidan su pasado, su ideales, su lucha… Y, todo lo que han dicho de ellos, en tono negativo y menospreciativo, por parte de Podemos. Las expectativas según las encuestas son buenas, ahora faltan los resultados de la noche del 26-J.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.