Tergiversar según la RAE es «dar una interpretación forzada o errónea a palabras o acontecimientos», eso es lo que la derecha está haciendo con la entrevista del ministro de Consumo, Alberto Garzón, el pasado 26 de diciembre, en el diario británico The Guardian en la que abordaba la situación de la ganadería extensiva y la industrial en España, y su impacto de esta última en el medio ambiente. Tergiversar, manipular y engañar sobre unas declaraciones del ministro de Consumo, como gran argumento contra el Gobierno de España, en la campaña electoral de Castilla y León.

Pero, lo paradójico es que el presidente del Gobierno, sus ministros y una buena parte de los barones del Psoe, han optado por desprestigiar las opiniones del ministro Garzón. Como ya se hizo, cuando en julio, recomendaba comer menos carne. El mismo error que se le achaca a Unidas Podemos, de no apoyar algunas veces, las decisiones colegiadas del Gobierno. Lo hace también el Psoe, ofreciendo una imagen de desunión del Gobierno de coalición, para regodeo de la oposición. Cayendo en la telaraña que les tiende la derecha, no siendo capaz el Gobierno de tener las ideas claras y en contra del Plan 2050, en que se aborda desde el mercado laboral hasta el cambio climático, pasando por el envejecimiento o la educación.

Se tiene miedo a perder votos en Castilla y León, cuando no se dan cuenta que si repiten los mismos argumentos de la derecha, la ciudadanía no cambiará su voto. La izquierda tiene que diferenciar su discurso, ser ecologista y aceptar que la ganadería extensiva contribuye a la producción y el consumo de productos de origen animal, pero ni a la calidad, ni al bienestar animal, ni al cambio climático. Pues resulta, que se prefiere obviar dicha evidencia y preferir apoyar los intereses económicos y no perder unos supuestos votos. Con esta falta de principios de la izquierda, se lo ponen muy sencillo al triunfo de las derechas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.