La Fundéu BBVA (Fundación del Español Urgente) eligió como palabra del año 2.013  escrache y selfi en 2.014. La palabra escogida del año 2.015 es refugiado, quizás la palabra más repetida en los medios de comunicación y que ha sido noticia a lo largo del año por la huida de millones de personas de Siria, Irak, Libia.

Un refugiado es aquel que «se ve obligado a buscar refugio fuera de su país a consecuencia de guerra, revoluciones o persecuciones políticas». Según Amnistía Internacional, en el mundo existen más de 50 millones de personas que se vieron obligadas a abandonar de forma forzosa sus casas, entre refugiados internos y desplazados mas allá de sus fronteras. Más de 850.000 personas de Oriente Medio y África han entrado en Europa en 2015 huyendo de la guerra y la miseria.

Después del maltrato a los refugiados, la falta de recursos, el cierre de fronteras, el desprecio sistemático a los Derechos Humanos, de los 160.000 refugiados, que se tenían que acoger en la Unión Europea solo se han acogido menos de 200, según Acnur.

El invierno y el mal tiempo pone en riesgo la vida de cientos de miles de refugiados que se encuentran desplazándose por Europa, los medios de comunicación ha decidido que dejen de ser noticia y los gobiernos de Europa se han olvidado de ellos y los consideran un peligro.

Ahora para más vergüenza, pretenden que la policía de algunos países (Dinamarca y Suiza) debería estar autorizada para incautar -siempre y cuando no tengan connotación sentimental- los bienes de los refugiados a manera de costear sus gastos de alojamiento, salud y educación. Esta política se parece al asedio a los judíos a principios de la Segunda Guerra Mundial, una política llena de xenofobia y de odio hacía los refugiados.

Las agresiones sexuales en Colonia y otras ciudades alemanas la pasada Nochevieja atribuidas supuestamente a refugiados, ha cambiado la percepción de los alemanes sobre la política de puertas abiertas a los refugiados de la canciller Angela Merkel, estigmatizando a toda la comunidad de refugiados, especialmente a los árabes o de confesión musulmana.

La gestión de los miles de refugiados se está convirtiendo en un verdadero problema, los partidos de ultraderecha están creando un mensaje islamófobo, xenófobo y contrario a la llegada de refugiados. Mientras miles de refugiados, es decir personas: mujeres, hombres, ancianos y niños están esperando a que se olviden de ellos, se mueran o simplemente regresen a sus países…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *