Sin pobreza laboralEncontrar un trabajo es un objetivo para este 2.015 para muchos españoles, pero hoy en España tener un trabajo no garantiza salir de la pobreza. Antes se entendía que una persona con empleo no era pobre, la pobreza estaba localizada en los que no tenían acceso al trabajo, pero ahora trabajo y pobreza, empiezan a estar unidos en lo que llamamos pobreza laboral.

La pobreza laboral se define como esas personas que tienen empleo pero que viven en hogares en los que sus ingresos están por debajo del 60 % de la mediana de renta del conjunto de hogares, según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) de 2013, ese 60% significa estar por debajo de los 8.114 euros anuales si hablamos de una unidad familiar de una sola persona y para un hogar medio de dos adultos y dos menores, los ingresos anuales serían menos de 17.040 euros.

España tiene ahora mismo alrededor de tres millones de trabajadores con sueldos miserables que viven bajo el umbral de la pobreza, cifra que representa el 12,3% de los empleados actuales esto nos convierte en el tercer país de la Unión Europea sólo superados por Rumanía y Grecia.

Bajar los salarios no se está traduciendo en la mejora de la competitividad, conlleva a que las empresas apuesten por productos de escaso valor añadido, en definitiva, que España se convierta en la China de Europa y eleve el riesgo de pobreza; mientras que los países emergentes están priorizando la inversión en conocimiento para crear mejores trabajos, mientras que en España estamos haciendo el camino inverso. Todo esto ha determinado además una situación en la que los trabajadores estamos pagando la crisis provocada por los mercados, mientras que las empresas del Ibex 35 y la gran banca nunca ha perdido dinero y en el peor de los casos sólo dejaron de ganar parte de sus millonarios beneficios.

Los milagros no existen en economía, pero es necesario hacer reformas útiles y justas, no se sale de la crisis si el reparto de los sacrificios es injusto y aumenta la desigualdad. No se puede permitir que los ajustes recaigan en los salarios y en los recortes en los servicios públicos. Si no tenemos una estrategia de crecimiento de cara al futuro no  podremos salir de la recesión actual, y solo nos quedará que rebuscar entre la basura, porque mientras siga la pobreza laboral en España, seguiremos teniendo muchos años de crisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *