El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ayer miércoles en una conferencia en el Círculo Ecuestre de Barcelona, sobre los casos que están bajo investigación judicial abrió la posibilidad de «sancionar» a los medios de comunicación que informen, mediante filtracion.

El ministro afirma que se debe «sancionar con firmeza» a los miembros de instituciones que «filtren» a la prensa información sobre casos que están siendo investigados y bajo secreto de sumario. Catalá propone «trasladar esas sanciones» a los medios de comunicación, con el fin de proteger la «confidencialidad» y la presunción de inocencia.

La libertad de información es el derecho de comunicar hechos o sucesos que realmente hayan acontecido o vayan a acontecer, siempre que sean veraces, no reconocer el derecho de acceso a la información es una negación del derecho de la población a estar informada y a los periodistas a poder informar, tal como requiere toda sociedad democrática. El periodista debe de buscar la verdad para narrarla de la forma en que crea que se ajusta más a la realidad, no se puede instaurar la censura por difundir datos contenidos en sumarios declarados secretos.

Otro tema es el secreto de sumario, que tiene su razón de ser en garantizar la eficacia de la investigación judicial, otro el derecho a informar por parte de los periodistas y otro muy importante que es el derecho al honor de los sujetos que intervienen en el proceso penal, para que no se produzcan los llamados juicios paralelos.El secreto de sumario lo deben de respetar los funcionarios, las instituciones y no deberían existir filtraciones interesadas,pero hasta el Tribunal Constitucional considera que prevalece el derecho a la información» sobre el secreto judicial de «datos objetivos». Hay que perseguir en todo caso al filtrador y no al que difunde dicha filtración.

Al Gobierno no le gusta que se esté informando sobre asuntos de corrupción, pero la libertad de información es un valor esencial de la democracia y quizás el gobierno debería de estar menos preocupado por los periodistas y por los que denuncian la corrupción, y más por perseguirla. Los ciudadanos hemos de estar vigilantes ante cualquier retroceso de las libertades, porque la libertad de información es una extensión de la libertad de expresión, empiezan quitándote una cosa y al final quieren quitarte todo lo que hemos conseguido en estos últimos años: la libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *