Las ONG, son organizaciones no gubernamentales sin ánimo de lucro, que desempeñan su labor en los ámbitos de servicios sociales, aplicación de tratados internacionales, cultura, ocio, educación, deporte, medio ambiente y otras cuestiones. Son entidades de iniciativa social  y fines humanitarios que se basan en el voluntariado y que intentan mejorar algún aspecto de la sociedad.

Las ONG pueden tener diversas formas jurídicas: asociación, fundación, cooperativa pero nunca la de un partido político. Suelen financiarse a través de la colaboración de los ciudadanos, de las aportaciones estatales y de la generación propia de ingresos a través de venta de productos y eventos pero siempre con transparencia, supervisando que el dinero donado esté limpio, controlado por ley todas las aportaciones que reciben e informando a la Agencia Tributaria, cosa que el Partido Popular no hizo con las donaciones recibidas en el ejercicio 2008.

En un documento redactado por un hermano del director de la Agencia Tributaria, dependiente del Ministerio de Hacienda, se afirma que las donaciones realizadas al PP en el ejercicio 2008, como entidad «sin ánimo de lucro», están exentas de tributación al haber quedado «acreditado» que destinó los fondos obtenidos al objeto principal del partido y, por tanto, no aprecia delito fiscal. Comparando al PP con Cáritas o la Cruz Roja, para justificar que no hay delito fiscal en las donaciones en B.

En el PP por lo visto, nadie supervisó nada, todo el mundo miro hacía otro lado cuando se trataba de recibir dinero,  Aznar, que era el presidente cuando estalló el escándalo, no quiso frenar la entrada de dinero ilegal al partido, la permitió y ha llegado a nuestros días esa supuesta financiación irregular. Pero, ahora resulta que el PP es una ONG que quizá no reparta comida o ropa entre los necesitados, ni se dedique a ofrecer servicios humanitarios,sanitarios o educativos, pero tienen el mismo tratamiento fiscal que una ONG. Aún habiéndose demostrado que parte de los trabajos de la sede del PP, se realizaron con pagos a cambio de la adjudicación de obra pública y que podrían ser constitutivos de uno o más delitos contra la Hacienda Pública.

En cualquier empresa privada, lo que ha ocurrido en el Partido Popular habría sido resuelto con la destitución del presidente y de su secretaria general, sin embargo el partido que nos gobierna tiene el refrendo de Hacienda. En política el presidente del gobierno ya hubiera dimitido en otros países, eso no significa que  el PP sea un partido corrupto y que todos sus políticos sean sospechosos, pero lo que está claro es que se acumulan demasiados casos en los juzgados.

Las comparaciones son odiosas, pero la equiparación que ha querido hacer Hacienda entre las ONG y los partidos políticos es doblemente desacertada, porque las ONG trabajan en desarrollo, en acción humanitaria y en erradicar la injusticia y la pobreza. Mientras que el PP reparte sobresueldos entre sus dirigentes, sus tesoreros tienen cuentas en Suiza, aceptan donaciones a cambio de adjudicaciones,generan injusticia y corrupción. En las próximas elecciones generales tenemos la opción de que no nos gobierne un partido disfrazado de ONG, sino seremos tan culpables nosotros como ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *