Las posturas siguen muy polarizadas en el PSOE, unos prefieren que el partido negocie una abstención con el PP, antes que acudir de nuevo a las urnas. Otros sin embargo, prefieren unas terceras elecciones en vez de asumir la abstención. No hagamos caso de las encuestas, simplemente hablando con la gente que nos rodea, sin ningún carácter científico, claro está. Pero, con las mismas posibilidades de equivocación que cualquier estudio de sondeos electorales, creo que hay más personas que no quieren que el PSOE se abstenga, para permitir un Gobierno de Mariano Rajoy.

La gestora del PSOE busca eufemismos para convencernos de que la abstención no es un asunto político, que es de naturaleza táctica, sobre lo qué conviene al país y al PSOE. Hablan ahora de abstención técnica, es decir, abstención limitada y técnica de 11 diputados, que son los que le faltan al PP, para investir a Mariano Rajoy. Les cuesta hablar claro, dicen que abstenerse no es apoyar al Gobierno del PP.

Pedro Sánchez mantenía el debate de si se atrevería a intentar un gobierno alternativo o no. Ahora, el debate es diferente, no es abstención si o no, es abstención solo para la investidura o para mantener un gobierno durante la legislatura.  Mariano Rajoy ha afirmado que no hay condiciones a la abstención. Pero, si el PSOE se abstiene y no ofrece su apoyo al PP y le hace una dura oposición: no habrá presupuestos, sus leyes estrellas como la reforma laboral, la ley de Educación (LOMCE), la ley de dependencia, la ley mordaza, etc., no las podrá defender porque el PP está en minoría con solo 137 diputados frente a los otros 213. El PP sabe que no llegaría ni a mitad de legislatura si tiene toda la oposición en su contra y de nuevo tendríamos terceras elecciones.Quizás es la mejor opción para el PSOE abstenerse y ser oposición.porque el PSOE no está preparado para unas terceras elecciones, por no tener no tiene ni candidato/a y podría sufrir una derrota electoral más importante.

El PSOE está decidiendo sobre su futuro pero también sobre el futuro de España, lo lógico es que la decisión de abstención o terceras elecciones debe tomarla la militancia y no la Gestora. Mientras tanto al PP le interesa si no consigue el apoyo del PSOE unas terceras elecciones, con muchas posibilidades de ganar más votos. La decisión es complicada, pero Rajoy no es la solución a los problemas de España y además no se merece con la abstención la aquiescencia para gobernarnos. Nada se escribió de los cobardes, por eso apuesto por unas terceras elecciones aunque pueda ganar Rajoy o no…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.